Ventajas de hacer un curso extracurricular

Existen varias razones para seguir un curso extracurricular: nos ayuda a mejorar el currículum, nos da nuevas capacidades y nos ayuda a distendernos. ¿Qué estás esperando?

Es cierto: nadie puede decir que “le sobra el tiempo” cuando está cursando una carrera universitaria. Además de las horas destinadas a asistir a clase, no hay que olvidarse de dedicar tiempo al estudio (solos o en grupo), a preparar trabajos prácticos y exámenes, así como también darse los momentos para divertirse junto a los amigos y, de vez en cuando, también dormir algunas horas.

¿Quieres estudiar un curso extracurricular?

¿Quieres estudiar un curso extracurricular?

Sin embargo, el dedicar un rato por semana a un curso extracurricular, por más que entre ajustado en tu ya apretada agenda, tiene ventajas considerables. Veamos cuáles son.

Mejora tu currículum

Un curso siempre debe ser agregado al currículum, porque nunca se sabe si a un potencial empleador no podría llamarle la atención y, por ende, posicionarte mejor a la hora de pelear por un puesto. Más allá de que el curso no sea sobre algo estrictamente relacionado con tu carrera, puede servirte en un empleo: por ejemplo, si estudias contabilidad y tomas un curso de computación en el cual aprendes un nuevo programa que te ayuda a armar planillas de cálculo.

Tomar cursos extracurriculares también mejorará tus posibilidades de conseguir una beca en el futuro, o un cargo mejor pago.

Te ayuda a adquirir nuevas capacidades

Hay ciertos cursos que cualquiera puede tomar para aprender cosas útiles y prácticas: un nuevo idioma, por ejemplo, más allá de que no sea un requisito para obtener tu título. Incluso pueden ayudarte dentro de tu carrera: si sabes leer en alemán, puedes acceder a bibliografía que de otra manera te seguiría siendo inaccesible.

Tomando un curso de primeros auxilios, de mecánica o de cocina, por nombrar algunas posibilidades, te permitirá aprender cosas nuevas que después podrás aplicar en tu vida cotidiana y que nunca hubieras visto con tan solo ir a la universidad.

Claro que no solamente se debe tomar cursos extracurriculares pensando en su utilidad. También es importante darnos el tiempo para hacer aquellas cosas que nos gustan. Si siempre has querido dedicarte al teatro pero terminaste estudiando veterinaria, ¿por qué no tomar un curso de improvisación teatral una vez por semana? Te hará sentirte feliz, satisfecho y descansado. Y este estado de ánimo incluso repercutirá positivamente en tus estudios, ya que te resultará más fácil concentrarte.

Es preferible invertir unas pocas horas por semana en hacer algo que nos gusta que martirizarnos tras una pila de apuntes que no logramos terminar de comprender. Y sentir que, aún con todas las obligaciones que tienes dentro de una carrera, también te queda tiempo para darte un gusto.

Foto | Fotolia.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete