Técnicas fáciles de memorización

A la hora de estudiar, a veces nos cuesta concentrarnos y  enfocarnos lo suficiente como para poder retener la información que estamos leyendo. Podemos pasar varias horas frente a un libro y no ser capaces de retener un alto porcentaje de la información que estamos visualizando.

Por ello, hoy decidimos contarte algunos trucos efectivos y técnicas que puedes utilizar para lograr memorizar y estudiar de una manera más eficiente y efectiva. A continuación te damos 3 claves para conseguirlo.

Técnica del estado anímico

Nuestro estado anímico juega un rol trascendental para la concentración. Es necesario que intentemos estudiar cuando nuestro estado anímico es positivo, de este modo tendremos más capacidad de retener información y estaremos más receptivos. Sin embargo, si nuestro estado anímico es más acentuado y nos sentimos eufóricos, o por el contrario, abrumados o estresados, nos será muy difícil memorizar datos ya que nuestra mente no esta abierta a estímulos externos.

Un truco que nos puede ayudar a desbloquearnos mentalmente es intentar recabar una imagen mental que evoque ese estado que queremos conseguir. Si cerramos los ojos por unos segundos y nos concentramos en esta imagen, podremos evocar ese estado emocional y estaremos más receptivos y concentrados.

Asociaciones de información

Probablemente una de las técnicas más comunes, esta técnica consiste en intentar hacer asociaciones en nuestra mente de conceptos nuevos con datos que nos son familiares. Esto lo unimos con crear imágenes que nos llamen la atención y las retengamos en nuestra memoria.

De este modo nos será mucho más sencillo asimilar conceptos ya que lo hacemos a través de un enlace de algo ya conocido para nosotros. Esta técnica es muy eficiente y nos ayuda sobre todo para memorizar listas, series de números, etc.

Técnica del recuerdo

Como su nombre lo dice, esta técnica se basa en recordar información. Consiste en leer una o dos veces el texto e intentar retenerlo en la memoria. Este método requiere de un esfuerzo mental de más concentración. Intenta leer el texto y apartarlo de tu vista y trata de repetir la información comprendida a través de tus palabras.

Un consejo es que intentemos pensar en cómo transmitir la información para entenderla. Podemos intentar pensar como se la transmitiremos a alguien, o como la comprendemos en nuestras palabras, así lograremos retener mejor los datos al darles sentido en nuestra mente.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete