Relajar: Gimnasio

El gimnasio puede ser una opción atractiva para despejarse un rato, aunque sea una hora, dos o tres día a la semana. Encontrar una rutina o alguna actividad atractiva puede ser realmente atractivo para relajarse un rato y mejorar problemas tales como la postura de la columna.

El taichi es una opción para desconectar

El taichi es una opción para desconectar

Encontrar momentos para distenderse es realmente complicado en la vida del estudiante universitario. Las torres de apuntes no son las únicas que acosan al universitario sino también la preocupación y las fechas. Por ello, muchas veces, aunque puedan tomarse ciertos espacios de descanso lo más dificultoso es dispersar la mente.

Si bien el reposo y las horas de sueño son absolutamente fundamentales, encontrar alguna actividad que descanse la mente además del cuerpo, lo es también. En esta oportunidad reflexionamos acerca del gimnasio como una buena alternativa para complementar la actividad mental con una actividad física que puede hacernos bien, además de ofrecernos una fuente de esparcimiento.

Días de la semana

Durante la semana es aún más difícil encontrar momentos de relax mental. El ritmo vertiginoso de la carrera, sumado a otras obligaciones, como el trabajo en muchos casos, puede ser realmente intenso. Los fines de semana es más posible programar actividades al aire libre o de recreación en algún sentido. Sin embargo, durante los días de la semana laborales y de cursada también se pueden encontrar pequeños espacios.

A veces no es necesario ir al gimnasio 3 horas por día para que sea funcional, sino que podemos solicitarle a los entrenadores una rutina de alrededor de una hora para permitirse, durante ese tiempo, abocarse a ello y relajar la mente. Incluso podemos pedir una rutina no demasiado demoledora pero que apunte a tonificar zonas del cuerpo específicas que se ven perjudicadas por las horas de estudio.

En este punto es preciso aclarar que a la hora de hacer actividades relacionadas con peso y aparatos, es necesario preguntar a un médico o más específicamente a un traumatólogo acerca de las alternativas más pertinentes para cada uno. La columna suele ser una de las zonas del cuerpo más perjudicadas, y en este sentido se pueden solicitar ejercicios que mejoren la postura o fortalezcan los músculos necesarios para ello.

Clases

Otra alternativa es asistir a clases de disciplinas específicas. Siguiendo con la idea de intentar mejorar zonas corporales resentidas por la lectura sostenida durante largas horas, pueden buscarse actividades que ayuden a estirar y ejercitar dichas zonas. En este sentido, asistir 2 ó 3 veces por semana a clases tales como stretching o estiramiento, yoga o body balance puede ser muy interesante.
Estas actividades físicas que mezclan técnicas de relajación pueden ayudar al estudiante a percibir su propio cuerpo, su propia postura y comenzar a mejorarla. Y si lo que necesitas es una verdadera relajación, dedícate una tarde a ti mismo. Puedes encontrar balnearios en el centro de Madrid y en otras muchas ciudades. ¡Volverás con las pilas recargadas para ponerte a estudiar!

Estar, aunque sea una hora en otro contexto, puede ser muy favorable para realizar un corte mental y luego volver al estudio con más energía y predisposición.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete