Dando las primeras clases

Vista de la web profes.net

A la hora de pensar en cómo encarar las primeras clases como docentes es importante pensar en la forma en que se van a dar a conocer los conceptos que se quieren transmitir. La utilización de guías puede ser muy útil así como también la variación en los soportes de nuestras herramientas.

Hace poco hablábamos en este sitio de cómo abordar desde los objetivos las primeras clases que nos toquen tomar como docentes. En este contexto, resultaba importante poder constatar que los estudiantes estén comprendiendo aquello que se dice.

En esta oportunidad intentaremos recorrer algunas técnicas, herramientas o soportes que sean útiles a la hora de transmitir conceptos con claridad.

Exposición oral o lecturas

No hay ninguna duda de que aquellos docentes que logran una capacidad muy desarrollada en la oralidad logran captar mucho mejor al estudiantado.

La exposición a la manera de diálogo, de conversación, es sin duda mucho más atractiva que ver a una persona leyendo fichas.

También es cierto que, en ocasiones, es necesario tener algún apunte o guía de clase. Pero lo que se debe intentar evitar es la lectura sostenida de un texto, ya sea ajeno como armado por el propio docente.

¿Cómo lograr conjugar la espontaneidad con la necesidad de tener un sostén en papel? Puede que una buena solución para esto sea armar una guía que nos permita visualizar conceptos fundamentales de manera rápida.

Un buen ejemplo es un esquema conceptual. Resumir con palabras claves un tema de manera tal que sea posible utilizar esas nociones como disparadores.

De esta manera, ante la posibilidad de bache bastará con mirar el esquema para poder reorientarse en el camino que teníamos planeados, evitando la tediosa lectura en voz alta que indigna a los estudiantes y dispersa profundamente la atención.

Utilizar soportes diversos

Una buena manera de otorgar dinamismo a la clase es incorporar soportes diversos para los conceptos a desarrollar. A manera de refuerzo, de abordaje en conjunto.

Muchas veces un video, una lectura, una filmina o un sonido puede ser utilizado para reforzar aquello que se esta explicando. Además, son momentos que permiten la interacción no solo entre estudiantes y docente, sino entre los compañeros de clase.

Algo que resulta muy interesante para el estudiantado es cuando, si las posibilidades institucionales lo permiten, se invita a un especialista determinado a hablar de un tema puntual en el contexto del programa de una materia.

Un rostro nuevo, que se presenta como autoridad en determinada área de conocimiento, puede lograr un clima distendido y agradable en la clase. Es importante que en este tipo de situaciones el docente actúe como moderador, posibilitando que se hagan preguntas, se aclaren dudas y demás inquietudes.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete