Pesimismo estudiantil sobre el futuro laboral

Trabajar al terminar los estudios universitarios. Hoy ese proyecto parece una utopía para los millones de estudiantes en todo el Estado Español que se ven engrosando las cifras del paro.

Pesimismo estudiantil/Foto de la web www.ucm.es

“Una buena formación asegurará tu futura laboral”. Ésta es una de las frases que los estudiantes más escuchan. Padres, profesores, colegios, etc, empeñados en que consigan un ejemplar currículum académico que, según ellos, les llevará a optar y elegir los mejores empleos. Un razonamiento que llevado a la práctica no resulta ser tan verídico. Los jóvenes forman parte de la gran cifra de desempleados duplicada como consecuencia de la crisis.

Actualmente el mundo laboral se encuentra en una situación crítica y con bastante pesimismo debido a la, por desgracia, famosa e interminable “recesión económica”. Los jóvenes son objeto de contratos en prácticas o de formación. Detrás de éstos se esconde otra forma de trabajo precario más: desempeñar las mismas funciones que cualquier trabajador pero al mínimo coste posible para la empresa.

Qué piensan los estudiantes

El Consejo Social de la Universidad Complutense de Madrid ha realizado un estudio con el que se trata de conocer las opiniones de sus estudiantes en diversos temas. El proyecto se llama Barómetro Universidad-Sociedad 2010 ha investigado asuntos concernientes al Espacio Europeo de Educación Superior-Plan Bolonia, la crisis, el medio ambiente, o el futuro laboral, entre otros.

Hablan las cifras: el 49,2% considera que la situación del sistema de educación español es malo, viéndose como regular por el 45,7%; sólo un 5% asigna un aprobado. El 87% de los jóvenes de la Complutense opina que el nivel de la formación está por debajo de la mayoría de estados europeos, a la vez se sitúan en contra del Plan Bolonia el 55%. Respecto a éste, el 48% considera su adaptación no favorece la inserción laboral.

El paro juvenil

El desempleo creado por la juventud se ha duplicado hasta llegar a ser casi del 40%. La construcción ha sido uno de los sectores que más ha acusado esta cifra. Ello se debe a que en anteriores años, de progreso económico, muchos jóvenes se incorporaron al ladrillo abandonando sus estudios. Estos mismos son los que ahora se encuentran sin trabajo ni buena formación académica.

De los 1,8 millones de puestos que han ido al paro por la crisis, aproximadamente 1 millón está formado por esos jóvenes peones. A su vez, 1,4 millones de personas desempleadas no cuentan con la educación secundaria finalizada. Por último, 1,3 millones de ciudadanos no han cumplido los 30 años.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete