Ordenadores portátiles: imprescindibles en tu mochila

Difícilmente puede entenderse ya nuestra vida sin el ordenador y aún más difícil es que puedas asistir a tu universidad o centro de formación armado sólo de bolígrafos, cuadernos y libros.

Ordenadores portátiles: imprescindibles en tu mochila

Ordenadores portátiles: imprescindibles en tu mochila

El portátil ha pasado en muy poco tiempo de ser casi un lujo que cumplimentaba al ordenador de sobremesa a sustituirlo por completo convirtiéndose en el dispositivo principal y único de muchas personas. Por eso hoy queremos ayudaros a elegir el mejor ordenador portátil.

Cosas en que debes fijarte

Lo primero de todo es que decidas el presupuesto del que dispones. Si no es muy amplio, el primer consejo es no adquirir los últimos modelos que hayan salido al mercado. La generación inmediatamente anterior será una opción más económica que probablemente pueda satisfacer tus necesidades.

Decídete siempre por una marca conocida: en un portátil es importante lo que en un ordenador de sobremesa es más prescindible, como el material y la calidad de construcción. Luego consulta precios en internet. A menudo las webs ofrecen mejores precios que las tiendas físicas. Busca, por ejemplo, ordenadores de la tienda HP, y presta atención a las características de cada modelo.

Lo primero es el procesador, que es el corazón del equipo. Si te lo puedes permitir elige el de la última generación (Intel Core Hasswell, AMD 10), si no ve yendo hacia atrás, pero siempre que sea de una marca conocida. En cuanto al RAM, 4 gigas es el mínimo, aunque si el portátil no permite una futura ampliación es más recomendable partir de 8.

Fíjate en la autonomía de la batería y en que sea extraíble (te facilitará sustituirla cuando empiece a “envejecer” o usar una batería adicional).

El peso también es fundamental. Más de dos kilos y medio puede resultar demasiado incómodo a no ser que lo vayas a usar como ordenador de sobremesa. Ligado con el peso está también el del tamaño de la pantalla. Esta suele ser de 13 o 14 pulgadas, pero que sepas que hay desde 11 en los más pequeños a las de 17. Todo dependerá de para qué suelas usar el ordenador, aunque las más pequeñas sólo son recomendables si tienes otro ordenador o, al menos, una pantalla de sobremesa al que conectar el portátil, de lo contrario te harán más difíciles determinados trabajos.

Asegúrate así mismo de que tiene las conexiones necesarias (mínimo dos puertos usb, salida de vídeo, conexión Ethernet…) y en cuanto al disco duro ten en cuenta que en los portátiles se puede elegir entre el tradicional HDD y las llamadas unidades de disco sólido (SSD), que, aunque tienen menos capacidad, permiten un funcionamiento más rápido del procesador, lo que puede compensarte si no te importa correr el riesgo de tener que utilizar un disco duro externo para almacenamiento.

Foto | Fotolia.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete