¿Es útil la música para estudiar mejor?

Lo normal es que a la hora de estudiar es necesario estar en un entorno tranquilo y sin distracciones. No obstante, algunos estudiantes no pueden concentrarse con tanto silencio y les resulta incómodo a veces. Por esto, muchos de ellos estudian escuchando música de fondo, ya que les resulta útil la música para estudiar mejor.

A stack of books on a white background.

¿Música para estudiar?

¿Ayuda o distracción?

Siempre existirá el eterno debate entre escuchar o no escuchar música mientras se estudia. Los que estudian con música de fondo siempre dicen que les ayuda a concentrarse, mientras que los que no lo hacen dicen que es una herramienta que solo distrae la atención del estudiante.

La música ayuda a estudiar y puede convertirse en una herramienta esencial para concentrarse y memorizar más el estudio. Además, la música consigue animarnos y motivarnos a estudiar. Claro que no toda la música es válida para este método. La clave está en escoger la música más adecuada.

Diferentes estudios han comprobado que la música estimula diferentes áreas del cerebro. Un estudio del año 2010, llevado a cabo en la Escuela de Ciencias de la Salud, en la Universidad del Instituto Wales (Cardiff) por el Dr. Nick Perham, demostraba que cierta música ayudaba a la concentración del estudiante. Perham hablaba del “efecto del sonido irrelevante”.

Si los sonidos tenían variaciones y ritmos diferentes, la concentración del estudiante disminuía, pero si el ritmo era constante y no variaba el rendimiento no se veía afectado. También averiguó que no hay diferencia entre escuchar música que guste o música que disguste.

La música clásica ayuda

Escuchar cualquier tipo de música mientras se pretende aprender alguna materia, puede ser una equivocación a la hora de estudiar. La música pop, por ejemplo, altera los centros nerviosos y desconcentra a las personas, incitándolas al movimiento, afectando la concentración, Por otro lado el heavy metal contrae y perturba el centro nervioso, volviéndose perjudicial para la salud.

Eso de que la música clásica estimula el desarrollo cerebral del feto durante el embarazo no es ninguna tontería. Está demostrado que escuchar música clásica calma el sistema nervioso por lo que provoca una tranquilidad inmediata en la persona que la está escuchando y, por lo tanto, mayor concentración. El “Efecto Mozart”, así denominaron a la sensación que producía escuchar música del compositor.

Estudiar o no con música es una elección personal, solo la persona sabe lo que le ayuda y lo que no. Lo que está claro es que la concentración y el lugar donde se estudie, son clave para que los resultados sean los mejores posibles.

Foto | Fotolia.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete