Materialismo dialéctico

El materialismo dialéctico es una doctrina viva que se enriquece sin cesar. La filosofía marxista se desarrolla asimilando la nueva experiencia de la lucha de clases del proletariado y generalizando los descubrimientos de la ciencia de la naturaleza. Lenin, el más grande teórico del marxismo, después de Marx y Engels, hizo avanzar el materialismo dialéctico. En su obra Materialismo y empiriocriticismo

Origen del materialismo dialéctico

Forma parte integrante de la teoría del socialismo proletario, nació en la década del cuarenta del siglo XIX, y se desarrolló en estrecha relación con el movimiento obrero revolucionario. Su aparición significa una verdadera revolución en la historia del pensamiento humano. Fue ése un salto en el progreso de la filosofía, un salto que señaló el pasaje de un estado antiguo a un nuevo estado.

Pero esta revolución implicaba la continuación y la reelaboración crítica de todo lo progresivo, alcanzado hasta entonces por la historia del pensamiento humano. Así, en la elaboración de su filosofía, Marx y Engels se apoyaban en todas las grandes adquisiciones del pensamiento. Todo lo mejor creado por la filosofía, fue revisado por ellos con espíritu crítico. Consideraban al materialismo dialéctico como el producto del desarrollo anterior de las ciencias y de la filosofía. Habiendo tomado de Hegel, sólo su médula racional –la doctrina del desarrollo– desecharon la corteza idealista e impulsaron adelante la dialéctica, imprimiéndole un carácter científico moderno. El materialismo de Feuerbach era inconsecuente, metafísico y antihistórico.

Marx y Engels no tomaron de él más que su médula central –la solución materialista del problema de la relación entre el pensamiento y el ser– y desecharon las superposiciones idealistas, éticas y religiosas, impulsando el materialismo y creando una forma superior de materialismo, el materialismo marxista.

Marx y Engels, y luego Lenin, aplicaron los principios del materialismo dialéctico a la política y a la táctica de la clase obrera, a la actividad práctica del partido marxista.

Visión de Marx

Sólo el materialismo dialéctico de Marx ha mostrado al proletariado el camino para emanciparse de la esclavitud espiritual en que vegetaban todas las clases oprimidas. En oposición a numerosas corrientes de la filosofía burguesa, el materialismo dialéctico no es una simple escuela filosófica, una filosofía de iniciados, sino la doctrina del proletariado militante, la teoría de millones de trabajadores, quienes han abierto los caminos de la lucha para una transformación radical de la sociedad sobre principios comunistas.

La dialéctica marxista está ligada al materialismo filosófico, cuyos principios fundamentales son: el mundo, por su naturaleza, es material y se compone de la materia en movimiento que pasa de una forma a otra; la materia es el dato primario mientras que la conciencia es el secundario; la conciencia es el producto de la materia altamente organizada; el mundo objetivo es cognoscible y nuestras sensaciones, nuestras representaciones, nuestros conceptos son reflejos del mundo exterior, que existe independientemente de la conciencia humana. El materialismo dialéctico ofrece una teoría del conocimiento de invalorable alcance para comprender el proceso de conocimiento de la verdad objetiva.

La teoría del marxismo-leninismo ha sido confirmada brillantemente por la Gran Revolución Socialista de Octubre, la construcción del socialismo en la U.R.S.S., la victoria de la Unión Soviética en la gran guerra nacional, la experiencia de los países de democracia popular. La doctrina del marxismo-leninismo es todopoderosa porque es justa, porque ofrece la comprensión inteligente de las leyes objetivas del devenir real. Sólo la filosofía revolucionaria del partido marxista-leninista permite comprender el proceso histórico y formular acertadamente las consignas del combate revolucionario.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete