Las reuniones de ex alumnos

¿Qué clase de experiencia es una reunión de ex alumnos? ¿Vale la pena asistir? ¿Son divertidas o un compromiso que más valdría eludir?

Las reuniones de ex alumnos deparan sorpresas

Las reuniones de ex alumnos deparan siempre sorpresas

En ocasiones, los grupos de personas que han estudiado juntas (ya sea en la escuela media o bien en la universidad) vuelven a reunirse varios años después, en las que se conoce como reuniones de ex alumnos. Pueden ser experiencias muy emotivas o bastante hipócritas, según la situación personal de cada uno. Si te encuentran en la situación de considerar tu asistencia -o no- a tu próxima reunión de ex alumnos, presta atención a los siguientes detalles.

¿Quiénes organizan la reunión?

No es lo mismo un encuentro organizado por las autoridades de la institución educativa –por ejemplo, con motivo de los 25 años de egreso de tu curso- que una fiesta más informal armada por los ex compañeros que se encontraron en Facebook o en Twitter después de unos años. Es probable que en el primer caso la experiencia sea más incómoda o forzada, mientras que en el segundo caso se trate de algo más espontáneo y de que acuda el que realmente tenga ganas de ver a viejos amigos.

¿Quiénes están invitados?

¿Se invitó a todos, o solamente a los ex chicos y chicas populares? Un encuentro de ex alumnos debería incluir a todo aquel que quiera participar del mismo. Si ya desde la invitación se aclara que por favor no se divulgue entre ciertas personas, esto demuestra por parte de los organizadores que aún no han abandonado la inmadurez propia de la adolescencia. En ti está la decisión de participar o no del encuentro.

No es lo mismo una reunión en el antiguo colegio que un asado al aire libre en la casa de campo de uno de tus viejos amigos. La formalidad o la informalidad también influyen en qué tan divertido será el reencuentro. Sin embargo, también es posible pasar un buen momento reunidos en aquella aula en la que vivieron tantas experiencias. Lo importante es rememorar el pasado con alegría.

Una reunión de ex alumnos puede ser un té en casa de tu antigua directora de escuela, una cena en el comedor del colegio, una fiesta inmensa que incluya a varias generaciones de alumnos de la misma escuela o una reunión informal en casa de algún compañero. La invitación puede hacerse extensiva o no a tu pareja y a tus hijos. Considera todos estos detalles a la hora de confirmar tu asistencia al encuentro. Lo más importante: que vayas para pasar un buen momento, y no por compromiso. Ya no tienes que cumplir con la asistencia obligatoria.

  1. Oye MARIANA DEL ROSAL te falto el : fin social de la reunión, no la emocional? jajaja

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete