Las mujeres y los números

Si bien tradicionalmente se ha considerado que las mujeres poseen menos habilidad para los números, lo que ha repercutido en una menor proporción de ingresantes del sexo femenino a carreras tales como ingeniería, recientes estudios indican que las aptitudes matemáticas son similares para ambos sexos. De esta manera, lo que influye en la elección de las carreras son más los prejuicios y las actitudes sexistas que las capacidades.

Según un reciente estudio publicado en la revista Science –que viene a complementar otras investigaciones que arrojaron datos similares- no tiene sustento la idea convencional de que las chicas tienen menor habilidad para la matemática que los varones. De hecho, la psicóloga Janet Hyde y un grupo de colegas de la Universidad de Wisconsin (EEUU) se dedicaron a analizar pruebas de matemática tomadas a niños y adolescentes de ambos sexos, y sus resultados fueron concluyentes: las diferencias entre los géneros son irrelevantes.

Las mujeres y los números

Las mujeres y los números

Qué nos dicen las estadísticas

En los últimos años la matriculación de las mujeres a las universidades ha aumentado, al punto de superar al número de alumnos varones en la mayoría de las carreras. Sin embargo, áreas tales como ingeniería y otras carreras técnicas siguen presentando una proporción muy superior de estudiantes varones. En España las chicas no superan el 27%, y cifras similares se repiten en diferentes universidades de otros países desarrollados. ¿Por qué?
Pues bien, el problema no tiene que ver con las habilidades para los números, sino con prejuicios sociales: el estereotipo de que a las mujeres les cuesta más la matemática influye a la hora de la elección de una carrera, tanto por la falta de confianza que las propias chicas tienen en su capacidad como también en la opinión de los padres y los docentes, que pueden repercutir en los resultados que obtengan.

Una profecía autocumplida

El peso de las creencias populares influye en los resultados de las propias chicas. Un psicólogo de la Universidad de British Columbia realizó una prueba de matemática a dos grupos de muchachas: uno de los grupos leyó previamente un ensayo que sostenía que las diferencias en matemática de los géneros se debían a cuestiones genéticas, mientras que el segundo grupo leyó un ensayo diferente que sostenía que dichas diferencias se deben a la experiencia. El primer grupo de muchachas obtuvo resultados marcadamente inferiores en la prueba matemática posterior a la lectura del ensayo.

El peso de los prejuicios

De esta manera, serían los factores psicosociales los que influirían en la elección despareja de las carreras: mientras una médica mujer genera mayores actitudes positivas implícitas que un hombre, lo contrario ocurre con una ingeniera. Los prejuicios se arrastran desde la adolescencia: otros estudios indican que los jóvenes consideran más femenina a una chica que elige áreas tales como el cuidado de la salud o las carreras humanísticas, y menos femenina a la que se inclina por áreas técnicas como la informática.
Corregir las actitudes estereotipadas –tanto desde la familia como desde la escuela- contribuirá entonces a que mayor cantidad de chicas elijan con libertad carreras técnicas. No hay nada en su naturaleza femenina que les impida hacerlo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete