La importancia del ejercicio en los estudiantes

Tanto para tener buena salud como por muchas otras ventajas, el ejercicio debe ser una parte fundamental de la vida del estudiante.

El ejercicio es muy sano para aliviar el estrés

El ejercicio es muy sano para aliviar el estrés

La gran mayoría de los estudiantes se pasan el día corriendo de un sitio a otro. Entre las clases, el estudio, los amigos, las citas, los exámenes, los trabajos prácticos y las entregas, apenas encuentran el tiempo para dormir una buena noche de sueño. Por eso, no son demasiados los estudiantes que consiguen dedicar parte de su semana a la actividad física.

Y, sin embargo, el ejercicio no solamente es un elemento indispensable para mantener una buena salud, sino que también es sumamente recomendable por las ventajas que trae a los estudiantes en particular. Veamos, entonces, algunas de las razones por las que conviene inscribirse en un gimnasio o retomar la práctica de nuestro deporte favorito.

Lo importante es la salud

Tal vez menospreciamos la importancia de una buena salud –especialmente porque la mayoría de los estudiantes son jóvenes y por su edad no suelen enfermar con frecuencia-. Sin embargo, los estudiantes tienen tendencia a padecer contracturas, dolores de espalda y de cabeza, todo ello producto de horas leyendo en una mala postura o quedándonos quietos frente al ordenador. El ejercicio sirve para compensar estas falencias y nos ayuda a sentirnos mucho mejor.

El ejercicio mejora nuestro estado anímico

Al hacer deporte, el cuerpo libera endorfinas, hormonas que levantan el ánimo y nos hacen sentir bien mentalmente. Por supuesto, también influye la satisfacción de haberse propuesto un desafío y lograrlo (por ejemplo, retomar un arte marcial que practicábamos en el colegio).

Tal vez nos sintamos tan cansados después de una larga tarde de estudio que creamos que no tenemos energía suficiente para nada más que para sentarnos frente al televisor con una buena pizza. Sin embargo, y aunque suene paradójico, el ejercicio nos devuelve la energía. La regularidad y la continuidad son fundamentales, pero cuando incorporamos actividad física a nuestra vida podemos rendir mucho más, incluso en el estudio. Después de ejercitarnos, dormimos mejor e incluso aprovechamos las horas de sueño aún cuando no sean tantas.

Practicar un deporte, ya sea individual o en equipo, nos obliga a seguir ciertas reglas, mejorar nuestra coordinación, planear y llevar a cabo ciertas tácticas defensivas y ofensivas y leer la mente del adversario. Todo ello aumenta nuestra capacidad de análisis y de concentración. Y repercute también en nuestro estudio.

Seguramente no notes todos estos beneficios de un día para el otro. Pero es cuestión de comenzar y sostener el compromiso con la actividad. Verás que un poco de ejercicio puede ser exactamente aquello que estabas necesitando.

  1. Me gusto éste tema, boy a intentar hacer ejercicio unas tres veces por semana.

    saludos al autor. x cierto publique este tema en mi blog. puse la fuente!!!.

  2. Interesante artículo. Me encuentro a cargo de muchas personas que estudian a través de Internet, y créanme que me encargaré que este artículo llegue a cada uno de ellos. Al estudiar en línea se depende de pasar horas y horas tras una computadora, y si no se complementa con el apropiado ejercicio físico se pueden llegar a tener estragos importantes en el cuerpo.
    Totalmente de acuerdo con el artículo.
    Saludos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete