La crisis financiera impacta en las becas estudiantiles I

La crisis financiera mundial también ha impactado en los créditos para financiar estudios superiores. Los bancos españoles, al igual que el resto de los bancos del mundo, han endurecido sus políticas crediticias, lo que repercute más seriamente en las familias de menores recursos que deberán afrontar grandes dificultades para costear los estudios universitarios de sus hijos.

Plan de Financiación y Seguro al Estudio de la Universidad Europea de Madrid

Plan de Financiación y Seguro al Estudio de la Universidad Europea de Madrid

Cursar una carrera universitaria implica un gran esfuerzo económico. Los gastos que representan la matricula, el material didáctico, los libros, la manutención o el alojamiento, hacen que, muchas veces, sea necesario recurrir a una entidad bancaria. Muchas entidades de crédito españolas han venido desarrollando productos específicos, con características propias para atender a las particularidades de esta demanda. Por ejemplo, otorgando créditos para estudios con una duración mayor y con bajos o escasos intereses, comparado con los créditos para el consumo. Pero el escenario ha cambiado…

Cambio de escenario

La crisis financiera iniciada en Estados Unidos se convirtió rápidamente en un fenómeno global, con un fuerte impacto en los productos crediticios. La crisis se basa en la falta de liquidez y en la creciente cartera de “impagos”. Por lo tanto, los bancos de todo el mundo se han vuelto muy recelosos para prestar dinero.

El sector de créditos estudiantiles ha entrado en una especie de “lista negra”, debido a su limitada capacidad de pago. Es prácticamente imposible conseguir un crédito para realizar estudios de grado, de postgrado o MBA en una universidad o escuela de negocios, sin aportar avales y pruebas inequívocas de solvencia.

Uno de los países más afectados es Estados Unidos; según un informe del NASFAA (Asociación Nacional de Administradores de Ayuda Financiera a Estudiantes), ya se había anunciado a finales de junio de este año la suspensión de programas de préstamos y créditos para financiar estudios superiores.

El Financial Times publicó hace unas semanas que la Universidad de Chicago suspendió la línea de créditos ya otorgados, y no está en condiciones de ofrecer ningún tipo de financiación a sus estudiantes.

Las entidades crediticias se plantean la conveniencia de seguir prestando dinero a estudiantes, considerando que éstos tendrán serias dificultades para devolver ese dinero, ya que una vez recibidos, se encontrarán con un mercado laboral recesivo. Los más afectados son los estudiantes extranjeros, ya que una vez recibidos muchos de ellos regresa a su país de origen.

El sistema universitario norteamericano es muy costoso y elitista; por lo tanto, este cambio de escenario aleja aún más a la clase media de la posibilidad de acceder a la educación universitaria. Sin embargo, algunas instituciones decidieron hacer frente a la situación a través de programas basados en políticas sociales de ayuda financiera para estudiantes de menores recursos.

La Universidad de Yale ofrece un programa de reducción de hasta un 50%, con descuentos planificados en forma escalonada y en función de las necesidades e ingresos familiares. Un programa similar es llevado a cabo por la Universidad de Harvard. Para acceder a estos planes es necesario demostrar ingresos anuales inferiores a los 120.000 dólares. Quienes no superen los 60.000 dólares de ingresos anuales, estarán exentos de realizar cualquier tipo de pago; solo tendrán que pagar los gastos de alojamiento que no entran en este tipo de ayudas.

El Darmouth College, en New Hampshire, ofrece una exención total del pago de la matricula a las familias que tengan un ingreso inferior a los 75.000 dólares anuales.

La situación en Europa

En Europa la situación crediticia no es tan dramática como en Estados Unidos, pero el impacto de la crisis también se hace sentir. Continúa ofertándose los mismo productos crediticios, pero se han endurecido los requisitos y avales para obtener un préstamo.

Los intereses para préstamos universitarios “se han visto incrementados en 2 ó incluso 3 puntos con respecto a los tipos de interés que imperaban hace 3 años”, según un informe de BANESTO.

El mayor impacto de la crisis se hará sentir en las universidades y escuelas de negocios privadas, quienes sufrirán un descenso en el número de matrículas. Un reciente informe de Ana Olivera, de la Universidad Autónoma de Madrid, pronostica la desaparición de muchas carreras e incluso de algunas instituciones universitarias.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete