Hacerse amigos en la universidad

La universidad es el entorno ideal para hacerse de nuevas amistades. Sin embargo, existen algunos lugares más apropiados que otros para conocer nuevos amigos. Veamos cuáles son.

Dicen que los amigos de la universidad son para toda la vida

Dicen que los amigos de la universidad son para toda la vida

Para la gran mayoría de los estudiantes, el ingreso a la universidad genera muchísimas expectativas, no solamente con respecto a las posibilidades académicas y laborales que ésta promete, sino también en relación a su costado más social. En efecto, la universidad es el lugar idóneo para conocer nuevos amigos.

Sin embargo, algunos estudiantes –en especial los que están comenzando su carrera- experimentan cierta timidez y les cuesta acercarse a sus compañeros. Es por ello que aquí se brindan ciertas recomendaciones para pronto tener una buena barra de compinches en la universidad.

Dónde conocer amigos

Un buen lugar para conocer nuevas personas e iniciar lo que podrían ser bellas amistades es el bar o la cafetería. Muchas veces, llegamos para tomar algo en los pocos minutos que nos quedan entre dos clases y nos encontramos con todas las mesas ocupadas. Pues bien, tienes la oportunidad para pedirle a algún solitario que te permita compartir su mesa. Y la excusa perfecta para empezar una conversación y ver si entre los dos tienen algo en común.

Otra posibilidad la ofrecen los grupos de estudio o de trabajo, ya que al pasar tantas horas juntos, es normal que en los períodos de descanso las conversaciones académicas deriven hacia otros temas más personales. Grandes amistades pueden nacer de las largas tardes compartidas frente a los libros. Intenta relajarte, muéstrate tal cual eres y despliega tu sentido del humor. Seguramente no tardaras en sentirte a tus anchas entre tus nuevos amigos.

Dónde no conviene conversar

Si bien el entorno universitario es propicio para que surjan amistades, no cualquier lugar es apropiado para intentar hacerse amigos. Por ejemplo, nunca interrumpas una clase con tus murmullos, intentando sacarle conversación al compañero que tienes al lado. Aún cuando se diera el caso de que no lo moleste tu charla (porque a él o a ella le aburre esa clase tanto o más que a ti), sí podrías incomodar a otros compañeros que estén intentando prestar atención al profesor, o peor aún, podrías irritar al mismo docente. Espera a que suene el timbre para intentar sonsacar un comentario amistoso a tus compañeros de clase.

Lo mismo ocurre en la biblioteca: si bien existen salas parlantes donde se permite conversar, lo más probable es que allí encuentres compañeros que tratan de estudiar, y no de hacerse nuevos amigos.
Las amistades que nacen en la universidad pueden ser efímeras y durar tan sólo el semestre de la cursada compartida. No por ello serán menos valiosas, ya que te alivianan el día a día. Y en otros casos, la amistad nacida de la experiencia vivida en común y de los intereses compartidos puede llegar a durar toda una vida.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete