Frenazo a los Campus de Excelencia Internacional

Hace ahora tres años se ponía en marcha el programa Campus de Excelencia Internacional (CEI). Esta iniciativa, inspirada en los modelos implantados en países como Francia o Alemania, asumía una filosofía de actuación novedosa basada en los conceptos de especialización, movilidad, internacionalización e impulso de la función social. Pero a día de hoy su futuro está más en el aire que nunca.

(Captura de educacion.gob.es)

La iniciativa de los Campus de Excelencia Internacional representaba un cambio profundo de la filosofía universitaria. Estos campus conllevan una nueva mentalidad que obliga a las universidades a modificar su modelo de gobernanza, compartir recursos de forma eficiente con otras entidades, esforzarse por ser socialmente rentables y, en definitiva, alinear todas sus políticas en busca de un fin concreto: la excelencia en las funciones que la enseñanza superior tiene asignadas.

Futuro en el aire

Pero la crisis todo lo arrastra y el programa CEI, en el que el Estado ha llegado a invertir más de 700 millones desde su puesta en marcha en 2008, ha entrado en vía muerta. El Ministerio de Educación comunicó durante el pasado mes de enero que no autorizará créditos para desarrollar los proyectos de agregación e internacionalización de las universidades seleccionados por un jurado de expertos en 201 y los préstamos en 15 autonomías están parados, salvándose solo los de Madrid y La Rioja.

El Gobierno de Rajoy justificaba su decisión amparándose en la disposición adicional 41 de la Ley de Presupuestos de 2011, aquella que dice que todas las CC.AA. que no cumplan con el plan de estabilidad no podrán recibir ningún préstamo y, en ese momento, solo dos Madrid y La Rioja lo cumplían.

Los rectores de las universidades conocieron esta decisión por un escrito remitido por el rector José Moreso, de la Universidad Pompeu Fabra, tras reunirse con la secretaría general de Universidades y la dirección general de Universidades del ministerio, donde se dejaba claro que en principio no está claro lo que van a hacer a pesar de su defensa por este proyecto implantado en buena parte de Europa y que potenciaría la transferencia tecnológica al obligar a hacer agregaciones entre centros universitarios, pero también con organizaciones empresariales, precisamente para fomentar ese discurso sobre la necesidad de incrementar la transferencia tecnológica de las universidades hacia el mundo empresarial.

A imagen de Europa

Sin embargo el nuevo Ministerio de Educación encabezado por Wert, el miembro del Gobierno que peor nota sacó en el último sondeo del CIS, reconoce ahora que el programa está en el aire hasta que se decida qué rumbo tomará la excelencia universitaria española pues su futuro aún no está definido.

El sistema de financiación de la excelencia universitaria en España no resiste comparación con otro país europeo. Nuestros vecinos galos destinan una media de 34 millones de euros directos por proyecto y anualidad durante cuatro años, mientras que Alemania, tras muchas negociaciones entre sus länder (Estados), acordó crear un marco estable de financiación en forma de subvenciones directas, en total 1.900 millones de euros solo para el periodo 2007-2012.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete