Estudiantes que viven solos: trabajo vs estudio

Aquellos estudiantes que han logrado independizarse de sus padres y hoy comienzan la aventura de vivir solos, tienen por delante muchos desafíos: no es el menor de ellos el poder organizar sus prioridades y repartirse entre el trabajo y el estudio. Incluso aquellos que cuentan con una importante ayuda económica de la familia probablemente tengan que trabajar para mantener sus gastos y pagar sus estudios.

No descuides tus estudios aunque vivas solo

No descuides tus estudios aunque vivas solo

Si bien tal vez ya se trabajaba desde antes de la mudanza, no es lo mismo sostener un trabajo cuando sabemos que incondicionalmente tenemos cama y comida caliente, que si lo necesitamos para pagar un alquiler. Ante esta perspectiva, muchos jóvenes tienden a descuidar sus estudios, lo que a la larga también los perjudica. ¿Cómo dividir nuestro tiempo entre el empleo y la universidad? ¿Cómo organizar las prioridades?

Maximizar el tiempo de los estudiantes que viven solos

Lo primero que debes hacer para organizarte es considerar que cada día tiene 24 horas. Esto puede parecer una obviedad, pero lo cierto es que muchos estudiantes dejan cosas para último momento y no se dan cuenta de que el tiempo no les alcanza hasta que no es demasiado tarde. Ya sea para cumplir con los plazos de una entrega para tu trabajo, o bien para estudiar para un examen, lo importante es organizar las horas de las que verdaderamente disponemos: por ejemplo, decidir estudiar dos horas por día y después adelantar trabajo.

No hay que perder el tiempo en distracciones vanas. Esto no quiere decir que no puedas tomarte un descanso, pero siempre cumpliendo antes con tus obligaciones.

Cuándo priorizar el trabajo

Sabes que necesitas ciertos ingresos para llegar a fin de mes con tus gastos, y que para ello deberás trabajar unas cuantas horas. Entonces, no te inscribas a más materias que aquellas con las cuales podrás cumplir. De lo contrario, descuidarás tu empleo faltando a menudo, o no llegando en buen estado debido a la falta de sueño.

Cuida tu trabajo, sin por ello volverte esclavo del mismo. Respeta los horarios de entrada y de salida, no pongas excusas constantemente y sé un buen empleado: nadie pondrá objeciones a que llegues a clase y a que, cada tanto, te pidas días libres por estudio.

Cuándo priorizar el estudio

No te dejes llevar por la ambición: trabaja las horas necesarias como para mantenerte, no busques enriquecerte a costa de dejar la universidad. Piensa que a la larga tu título te reportará mayores ingresos de los que nunca podrías conseguir sin él. No dudes en pedirte los días por examen que consideres necesarios. Las empresas, por lo general, quieren que sus empleados se capaciten porque saben que esto los vuelve mejores en su empleo. Por lo tanto, por más que te sientas cansado, no abandones tus estudios.

No te desanimes

La motivación de estar viviendo solo te servirá para sobrellevar los momentos más difíciles. Organizando bien tus tiempos verás que te rinden para hacer muchísimas más cosas que si tuvieras todo el día libre. Es cuestión de sacarle jugo al reloj y no desesperarse cuando los plazos corren.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete