“El verdugo”, condenado a matar

“El verdugo” es una película de coproducción española e italiana. La película se proyectó en 1963 y fue acogida con muy buenas críticas. La dirección de la película cayó bajo la responsabilidad de Luis García Berlanga, además de ser uno de los guionistas. El mismo año de la proyección de “El verdugo”, la película participó en el Festival de Venecia.

verdugo

“El verdugo”, una obra maestra del cine español

La película es una comedia negra rodada en blanco y negro. Es considerada un clásico del cine español y una de las mejores películas de Berlanga.

Planteamiento de “El verdugo”

El protagonista de la película es José Luis (José Isbert), un hombre que trabaja en una funeraria con el objetivo de emigrar a Alemania y ejercer de mecánico. Tras ser descubierto durante una situación comprometida por el padre de su amada Carmen (Emma Penella), José Luis se ve obligado a casarse con ella. La situación se complica cuando José Luis, que espera un hijo con Carmen, descubre que deberá abandonar la vivienda en la que reside con su familia. Puesto que el titular de la vivienda, el padre de Carmen, no podrá hacerse cargo de esta cuando se jubile. Para evitar esto, José Luis se ve nuevamente empujado, pero esta vez a heredar el puesto de su suegro, es decir, a ejercer como verdugo. Si bien la idea no le agrada y se siente incapaz de cumplir correctamente con la labor, José Luis está convencido de que no tendrá que ejecutar a nadie, pues la pena de muerte se ha visto progresivamente abandonada.

La esencia de la película

No obstante, llega el día en el que José Luis recibe una orden y debe trasladarse a Palma de Mallorca. Con la idea de que el acusado será finalmente exento del castigo, él y su familia se desplazan para disfrutar esos días en la isla hasta que el acusado sea, como el ex-funcionario cree, indultado. Contra todo pronóstico, tras un tiempo, la Guardia Civil le recoge para llevarle a la cárcel y recordarle que debe cumplir su función de verdugo. A partir de de esta parte surge la esencia de “El verdugo”.

La mítica escena final muestra a José Luis llevado al garrote vil en contra de su voluntad, haciendo de esta manera que el mismo José Luis parezca el condenado. Por lo tanto, “El verdugo” es una clara denuncia a la pena de muerte y un retrato a las grandes contradicciones del Franquismo. España en aquella época era un país cristiano, por lo que este tipo de castigo iría en contra del valor de la vida en el contexto de la religión. Por ello, esta es una película para reflexionar. ¿Quién dijo que el cine solo era un entretenimiento? En muchos casos, el cine es educativo.

Foto | Fotolia.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete