El tren de la Fresa, una experiencia divertida y cultural

Existe un viaje cultural y divertido en España, sí, dos palabras que no suelen combinar bien en general, y se trata del tren de la Fresa, nombre que recibe un viaje en tren entre Madrid y Aranjuez. Ya comentábamos en un post anterior el viaje en interRail, pero esta vez veremos uno más modesto pero igualmente placentero.

¿Te apetece un viaje en tren?

¿Te apetece un viaje en tren?

¿Por qué asistir?

Este servicio se ofrece en los meses de otoño y primavera durante sábados, domingos y días festivos. El billete incluye el viaje de Madrid a Aranjuez, una visita guiada por la ciudad y el Palacio Real, y una sin guía por el Museo de Falúas Reales.
Durante el viaje se recrea el recorrido decimonónico con una locomotora Mikado con vagones de madera, que funciona con vapor líquido en vez de carbón. El primer tramo recrea desde 1984 el recorrido que unía Madrid con Alicante como residencias reales. Además, para ambientar y trasladarnos totalmente a aquellos años, las azafatas irán vestidas de época ofreciendo la degustación del fresón.

En el recorrido visitaremos dos maravillas:

– El Palacio Real, conocido también como el Palacio de Oriente por su localización, es la residencia oficial del rey, pero la realeza no habita en ella. Por lo que se utiliza como lugar de reuniones y celebraciones oficiales del Estado. Se trata además del palacio más grande de Europa occidental.

– El Museo de Falúas Reales está situado dentro del Jardín del Príncipe y posee una lujosa colección de embarcaciones reales. Y además podremos ver las pinturas relacionadas con la escuadra española del siglo XIX y cañones de bronce de mediados del siglo XVIII.

El tren sale del Museo del Ferrocarril a las 10 de la mañana y en una hora llega a Aranjuez. En este destino podremos disfrutar de amplias calles con árboles antiquísimos que limitan huertas y jardines, componiendo así una curiosa vista geométrica y regular. De hecho, el Paisaje Cultural de Aranjuez fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, pues combina armónicamente el trabajo del hombre en la naturaleza. Tras pasear por este maravilloso lugar, a las seis de la tarde, el tren volverá a partir hacia la capital.

El origen del tren de la fresa

El viaje Madrid-Aranjuez es el segundo trayecto ferroviario más antiguo de España, en él se transportaban las hortalizas y las frutas de Aranjuez a la capital, entre los que destacaban las fresas y espárragos.
El Marqués de Pontejos expuso su proyecto sobre un camino de hierro, y fue Isabel II quien inauguró la primera línea férrea en la capital, y segunda en toda la Península, para unir el Palacio Real de Aranjuez a Madrid. Actualmente la estación frente a la fachada occidental del Palacio Real de Aranjuez ya no existe, pero se añadió después una estación al suroeste del casco antiguo de la ciudad ribereña.
Además, según una leyenda sobre el tren, se dice que este llegaba a la misma entrada de la residencia real, además de que los vagones eran de plata.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete