El trabajo de buscar trabajo: la entrevista laboral

Si se ha llegado hasta esta instancia, significa que se han pasado con éxito las pruebas anteriores. Es decir, las primeras impresiones que un posible empleador ha recibido de nosotros – la carta de presentación y el currículum vitae – han sido favorables y nos colocaron en una situación de interés para la empresa.

La entrevista es el momento clave para demostrar quiénes somos realmente.

La preparación previa

Recopilar toda la información posible sobre la empresa y, si se puede, sobre el entrevistador. Internet puede ser una eficaz herramienta para indagar acerca de la trayectoria de la empresa, sus proyectos, sus políticas de personal, los productos o servicios que produce o vende, su posición en el mercado, entre otras cosas.

Volver a revisar el propio perfil laboral y académico. Releer el CV y relacionar sus puntos fuertes con la información obtenida de la empresa.

Vestimenta

No es un tema menor decidir qué tipo de prendas usaremos durante nuestra entrevista, ya que la ropa también es una forma de presentación. Es lo primero que el entrevistador verá de nosotros. La elección entre un atuendo formal o informal dependerá del puesto de trabajo al cual nos estamos postulando, el tipo de empresa y el clima laboral de la misma (que ya hemos investigado anteriormente).

Es importante evitar excesos (de maquillaje, de perfume, de alhajas, colores estridentes). Debe lograrse un aspecto cuidado, pulcro y adecuado a lo que nosotros queremos que vean de nosotros mismos.

Consejos para una entrevista de trabajo exitosa

Sea puntual. Esto implica no llegar tarde, porque puede ser evaluado como falta de responsabilidad, desinterés o descuido, ni demasiado temprano, porque demuestra ansiedad.

Preséntese de manera correcta, acompañando su presentación con un apretón de manos “firme”.

Lleve una copia de su CV.

Escuche más de lo que habla. Demuestre interés por lo que dice su interlocutor.

Tómese tiempo para pensar las respuestas, sin que esto signifique pausas exageradas en el normal flujo de una conversación. La charla debe mantenerse en el tono más fluido posible, pero no precipitarse en las respuestas demuestra inteligencia.

No responda con expresiones de duda: “No sé”, “No estoy seguro/a”, “Creo”, “Quizás”. Exprese sus respuestas con seguridad y en forma positiva, demostrando acción y compromiso.

Hable en forma clara y pausada, asegurándose de que su entrevistador entienda lo que Ud. dice. Utilice frases cortas. Evite el uso de vocablos que no forman parte de su lenguaje habitual, especialmente si no está seguro de su correcto significado.

No critique a sus empleadores anteriores. Si le preguntan sobre su trabajos anteriores, evite comentarios negativos sobre otras empresas. Sea medido en sus respuestas.

Cuide el lenguaje corporal. Evite cruzarse de brazos, hacer movimientos mecánicos con manos o pies.

Condúzcase de la forma más natural que sus nervios (lógicos e inevitables) le permitan. Si puede hacerlo en forma natural, apele al humor (lo que no implica que contará chistes todo el tiempo de la entrevista)

Destaque su interés por aprender y su interés en formar parte de los proyectos laborales de esa empresa.

Lo que NO hay que hacer durante una entrevista laboral

-Fumar
-Comer chicles o caramelos
-Dejar prendido el celular
-Discutir con el entrevistador
-Evitar el contacto visual

Tipos de entrevista

Entrevista Estructurada
Es el tipo de entrevista tradicional, donde el entrevistador tiene preparado un cuestionario estándar (puede ser escrito u oral). Las respuestas del entrevistado son comparadas con una matriz del perfil del candidato ideal que busca esa empresa.

Entrevista no estructurada
Aunque el entrevistador tiene una idea concreta del perfil ideal, la entrevista se conduce en forma más coloquial y exploratoria.

Entrevista Mixta
Combina técnicas de los dos tipos anteriores. La parte estructurada permite comparar el perfil del candidato con el perfil buscado por la empresa; en tanto la parte no estructurada permite completar la definición del perfil del candidato.

Entrevistas Múltiples
Es una serie de entrevistas que forman parte del proceso de selección de un candidato. En la entrevista inicial, el entrevistador indagará sobre las habilidades y capacidades del candidato. En las siguientes, se focalizará en la resolución de situaciones que se relacionen con las metas y objetivos de la empresa.

Entrevista de Tensión
En este tipo de entrevistas se pone a prueba al candidato, generándole situaciones de tensión, para evaluar su reacción frente a las mismas. Por ejemplo: criticar las opiniones del candidato, interrumpir al entrevistado frecuentemente, hacer silencios prolongados, entre otras “desagradables” situaciones.

Entrevistas con dinámica de grupo
En este tipo de entrevistas se reúne a los candidatos en grupos más o menos numerosos a los que el entrevistador propone un tema de actualidad, negocios, empresa, sociales, etc., para que el grupo discuta. El entrevistador observará el rol que cada candidato asume en esta discusión (iniciativa, capacidad de razonamiento, de convencer, de comunicar con los demás, etc.)

En síntesis

Una entrevista laboral es una oportunidad. Puede ser la oportunidad de acceder al empleo deseado o, en caso contrario, una oportunidad de aprendizaje, ya que permitirá afianzarse y no repetir los mismos errores en nuevos procesos de selección.

Tenga en cuenta que una entrevista “es un encuentro entre dos, pero uno conduce…”

Y no olvide que no existe una segunda oportunidad para dar una primera impresión!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete