El maravilloso mundo del Doblón

Para poder comprender esta entrada creo que tengo que dar algunos datos. El Doblón en una discoteca de Villaviciosa de Odón. Bueno, es “LA” discoteca en cuestión. No hay más, cuando los pubs cierran todo el mundo baja a este lugar.

Yo, detrás de la barra

Yo, detrás de la barra

Podríamos decir que el Doblón es mundialmente conocido. Los lunes, los estudiantes de la Europea no hablan de otra cosa. Vale, no es el mejor lugar en el que salir los viernes, pero con todo lo que yo he visto allí podría escribir un libro. Seguramente luego serían varios tomos.

Estar detrás de la barra

He pasado cuatro años allí poniendo copas. Vamos, durante todo lo que llevo de carrera. Digamos que cuando llegue, decidí que la mejor forma de conocer gente sería estando en la cresta de la ola y ya de paso poder ganarme un dinertio extra, que nunca venía mal.

Lo que yo he pasado allí, no lo sabe nadie. Los estudiantes…que chicos más buenos: van a clase, después a la biblioteca, luego toman algo con los amigos y llaman a mamá para contarle que tal fue tu jornada. Esos mismos son los que al entrar por la puerta del Doblón se convierten en lobos. Y en lobas, todo hay que decirlo.

La mundialmente conocida resaca

El famoso cartel

El famoso cartel

Parece que todos sus buenos modales se van esfumando conforme se acercan a la barra. Y su buen comportamiento cae en picado con cada copa que se beben. Existe una leyenda urbana que llevó a cambiar el eslogan del Doblón al Maravilloso Mundo del Garrafón. Chicos, si os bebeis veinte copas cada vez que salis de fiesta es normal que al día siguiente os duela la cabeza. Se llama resaca y es muy común después de beberse hasta las copas de los árboles.

El Doblón…que de cosas han pasado allí: que de parejas han empezado y cuantas han terminado en el mismo lugar. Cada vez que organizan una fiesta nos hacen disfrazarnos de piratas y las invitaciones de las copas son doblones de oro.

Fotos no, gracias

Por otro lado podríamos hablar de las fotos del Doblón. Si, esas que ves al día siguiente y piensas: ¿de verdad tenía esa cara? Y es que es tal y como lo cuento, la gente cuando baja las escaleras que conducen a la pista de baile empieza a volverse loca: se quitan la ropa, se cambian el peinado, empiezan a bailar como posesos…Una vez me fije en una chica que estaba besándose apasionadamente con un chico en la esquina de mi barra. Parecía que…no voy a decir que parecía. ¿Y sabeis quién resultó ser? Una chica de mi carrera de esas que no sueltan nunca el libro y la carpeta, callada y educada como ya quedan pocas.

Hablo de esto porque puedo decir que soy la voz de la experiencia. En cuatro años ya me ha dado tiempo a conocer muchas anécdotas de la noche. Así que chicos, intentad controlaros por la noche, porque aunque nosotros vayáis con copas de más, simpre hay alguien que no ha bebido nada. En este caso soy yo y muchos podrían alucinar si supiesen las cosa que sé que hacen por las noches.

  1. Hola, sigues saliendo por el doblon? es que me gustaria hacerte una pregunta sobre el garito en cuestion

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete