El árbol de la vida, un poema cinematográfico

Hoy hablaremos de El árbol de la vida, una película muy polémica que dejó a muchos espectadores descontentos. ¿Qué ocurrió entonces? ¿Por qué hubo tanta disparidad de opiniones sobre la película? Las personas salían del cine descontentas sin saber qué habían visto, ¿cuál era el quid de la cuestión? Sin duda, no conocer a Terrence Malick.

El árbol de la vida

El árbol de la vida

Terrence Malick fue el director y el guionista de “El árbol de la vida”. El problema fue sin duda el target de la película cuando salió el tráiler. No era una película comercial, sino todo lo contrario, se alejaba de todos los aspectos que mueven el dinero en Hollywood, como hizo en su momento “La ola“.

Argumento

El principio de la película retrata una familia estadounidense de clase media en los años 50. El protagonista es el primogénito Jack y “El árbol de la vida” transcurre en torno a él. Dos personajes más serán esenciales en la evolución del niño, su madre que encarna el amor y la ternura, y su padre que representa la severidad y la dureza. Cuando Jack es adulto hace memoria de antiguos acontecimientos de su vida. Sin perder así el hilo de su infancia para poder cerrar al final como adulto. El protagonista se encuentra perdido en el universo, quiere comprender la razón de su existencia evocando a momentos trascendentales de su niñez. Y también desea saber de qué manera ha influido su infancia en su presente.

Más allá del cine

Como ya comentábamos al principio, el gravísimo error durante el proceso de difusión de la película, fue no delimitar el público al que iba dirigido. Pues todos dimos por hecho que se trataría de una película comercial con un reparto exquisito. Más allá de esto, El árbol de la vida no es una película para consumir, sino un poema audiovisual. Hay muchos temas que aborda la película, y entre estas alude a la manida cuestión del sentido de la vida, pero siempre tan misteriosa. De todas maneras, en realidad hay dos historias muy entrelazadas en la trama, el monólogo de Sean Penn y lo que ha ocurrido en su vida y cómo acabará. Con apenas diálogo, y aunque no lo parezca, la trama avanza, y lo hace a través de las imágenes. Pues no debemos olvidar que el cine es narración visual en esencia. Y por supuesto, el sonido es imprescindible, sobre todo la música. Ya recalcaba Aristóteles en La Poética, el considerado primer manual de guion, la importancia de la música aunque no influya directamente en la trama.

 

Por otro lado, la fotografía de El árbol de la vida es espectacular, planos muy cuidados y elaborados. Un aspecto muy típico del cine alternativo. Es un poema cinematográfico, que guarda una reflexión muy humana sobre la existencia, desde el sentido de la vida hasta la fe y la creación. Una escena muy acusada fue la de la creación del universo, cuya duración quizá no pueda justificarse para aquellos que necesitan una trama más dinámica. No sabemos si Malick pensó en la duración de esta intencionadamente o se acabó enamorando de ella, pero la escena es una larga y elaborada secuencia de imágenes sin diálogo.

Respecto a las críticas, la película fue acogida con mucha controversia. Hubo personas que no entendieron la película, otras a las que les pareció muy pretenciosa y otros a los que cautivó.

Pero ¿qué enseñanza se obtiene de El árbol de la vida? La película une la existencia y la fe, ya que se cuestiona constantemente ambos temas, haciendo un recorrido por su vida familiar. Es, para quien desee verla, un retrato de nuestro lado más humano, que abarca el amor, la fe y las dudas existenciales.

Foto | Michael Brown | Commons.wikimedia.org

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete