Cuando es cuestión de memoria

Sabemos que repetir como loros no es nunca una buena técnica para estudiar. Sin embargo, la memoria es nuestra aliada y hay veces en las que es fundamental contar con ella a la hora de preparar un examen.

A veces sólo con estudiar no basta

A veces sólo con estudiar no basta, la memoria también es relevante

Cualquier estudiante que ya haya atravesado con relativo éxito la escuela media, sabe que la memorización no es sinónimo de éxito en un examen, sino casi lo contrario. En efecto, estudiar de memoria es prácticamente lo opuesto a un estudio a conciencia en el cual se razone lo que se lee, se determinen los conceptos importantes y se los separe de los secundarios. Aprendiendo las cosas de memoria no estaremos en condiciones, por ejemplo, de aportar un ejemplo original, o de explicar con nuestras propias palabras las causas y las consecuencias de un proceso determinado.

Sin embargo, esto no quiere decir que la memoria no sea un factor muy importante en la vida de los estudiantes. Siempre es bueno tener a mano algunas técnicas de memorización, pues hay determinadas cosas que solamente se pueden aprender con una ayudita de la memoria. ¿Cuáles?

Exposición oral de un tema

Seguramente comprendas a la perfección el tema que hayas decidido –o que te toque- exponer frente al docente y/o a tus compañeros. Sin embargo, la memoria te ayudará a explicarlo paso por paso tal como lo estructuraste. Ten a mano unas hojas con el resumen de todo lo que piensas decir, y marca con un resaltador solamente algunas palabras y conceptos clave. El sólo bajar la vista te permitirá, apelando a tu memoria visual, no olvidarte de decir nada importante.

Fórmulas y cifras

Cualquier matemático, físico o químico debe comprender el por qué de las fórmulas que utiliza para resolver ejercicios. Sin embargo, más allá de entenderlas, lo importante es recordarlas. Si quieres aprender algo tan exacto como una cantidad de decimales de pi, la temperatura a la cual se congela el nitrógeno o cuántas moléculas forman un mol, solamente puedes hacerlo memorizándolo.

Si a tu profesor le agrada que cites a los autores en los exámenes a libro cerrado, la única forma que tienes de darle el gusto es aprendiendo algunas citas de memoria. Además de leerla y releerla, repítela en voz alta para que tanto la memoria visual como la auditiva colaboren en que puedas retener la frase al pie de la letra. Lo mismo puedes hacer si se trata de aprenderte un poema.

Existen trucos memotécnicos que te permiten incorporar con más facilidad este tipo de datos. Por ejemplo, incorporándolos a una historia de tu invención, agregándoles adjetivos ridículos o imaginándotelos figuradamente. Cada estudiante se conoce a sí mismo y sabe cuáles son las técnicas que más lo ayudan en cada caso.

  1. Jessica Paola Cordero Ramírez 17 enero 2013, 7:21 am

    Me gustaría saber que es lo que puedo estudiar para prepararme para las audiciones, yo puedo tocar la guitarra y cantar. Es una ilusión tan grande y estoy dispuesta a todo, necesito ayuda para informarme mas y prepararme desde ahora vivo en stuart florida y hablo inglés

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete