Rebeldía y problemas en “Cruzando el límite”

En más de una ocasión todos hemos pronunciado la frase de “la realidad supera a la ficción”, y qué gran verdad es esa. Xavi Giménez ha creado una película en la que resulta sorprendente cómo el universo de un joven adolescente puede venirse abajo y estirar la cuerda con su actitud y su comportamiento de manera extrema hasta cruzar el límite.

Una película que sorprenderá a crítica y público

Una película que sorprenderá a crítica y público

Cruzando el límite” habla de un joven relativamente problemático, Fran, un personaje que no tiene freno y que lleva cualquier cosa al límite sin pensar en sus consecuencias o en el daño que puede hacerle a él mismo o a todos los que tiene a su alrededor.

La autoridad mal entendida en Cruzando el límite

El problema se agrava cuando su relación sentimental con Nuria y con sus amigos es traicionada por todos ellos, lo que repercute de manera muy negativa en el trato con su padre que se ve desbordado por la situación y se ve obligado a internarlo.

Será en este centro de reeducación donde Fran pondrá en práctica esa rebeldía encauzada de otra manera, para soportar la cantidad de castigos y humillaciones a los que será sometido durante el tiempo de internamiento.

El argumento de esta cinta, que hasta hace poco tiempo solamente podíamos ver en producciones extranjeras se va haciendo cada vez más común por la situación que viven los denominados como integrantes de la nueva “generación NI-NI”. Adolescentes rebeldes y contestatarios, que en la mayoría de las ocasiones son personas inteligentes a falta de una figura de autoridad que pueda encauzar su camino.

Abismo generacional

La película sin embargo nos hace plantearnos, hasta que punto la autoridad mal entendida puede llevar a jóvenes con estas características a incrementar su comportamiento negativo o a tranquilizarlos y hacer de ellos personas normales y razonables.

Un tema polémico que Xavi Giménez ha sido capaz de tratar con maestría en su ópera prima como director (anteriormente había participado en grandes producciones como Ágora).

En definitiva una película que puede hacer reflexionar a jóvenes y no tan jóvenes sobre los problemas de comunicación entre diferentes generaciones que están mucho más cerca de lo que creen pero entre los que se ha levantado un muro que les hace incapaces de avanzar para mantener relaciones sanas y normales.

Todo un ejemplo de que el cine español está, a pesar de lo que muchos quieran pensar, absolutamente al alza.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete