¿Cómo compaginar estudio y trabajo?

A simple vista una tarea difícil, donde nuestro compromiso personal es esencial

Estudiar o trabajar

A día de hoy, un buen expediente académico no es sinónimo de éxito a la hora de acceder al mundo laboral. La experiencia es un valor muy requerido y será un gran complemento para nuestros primeros “currículums”. Por ello, cada vez son más las personas que asumen el reto de alternar sus estudios con una actividad laboral. Obviamente, no es una tarea sencilla, pero no es imposible. Las claves para conseguir el éxito en ambas actividades son la planificación y la organización.

La clave: planificación y organización

Existen multitud de tácticas que nos pueden ayudar a la hora de distribuir y organizar nuestro tiempo.

Confeccionar un horario semanal. Es una buena forma de tener definidas todas las actividades que queremos llevar a cabo durante la semana, lo que nos permitirá sacarle el máximo partido al tiempo que tengamos disponible.

Distribuir el tiempo de estudio a lo largo de la semana. A la hora estudiar, es importante no concentrar los esfuerzos en un solo día. Para ello, es conveniente intentar llevar al día todos los trabajos y tareas que nos propongan en las clases, así como dedicar una hora diaria al puro estudio de las materias.

Priorizar las actividades. No solo basta con una buena gestión de nuestro tiempo. También es imprescindible que jerarquicemos según la prioridad que tenga cada una (una entrega de trabajo para el día siguiente, por ejemplo). Así, evitaremos los típicos agobios de “última hora”.

No hay que olvidar que, aunque tengamos todas nuestras tareas estructuradas, la constancia y la perseverancia son fundamentales para poder desempeñar de manera adecuada ambas tareas. Es decir, es esencial cumplir con todos los objetivos que nos proponemos para cada día, y no caer en autojustificaciones para no llevarlas a cabo.

Cuidado con el estrés al compaginar estudio y trabajo

Sin embargo, no hay que desechar ni nuestra vida personal ni el descanso. Es muy importante para conseguir el perfecto desarrollo de nuestras actividades, alcanzar un equilibrio entre estudios-trabajo-tiempo libre.

En las planificaciones y los horarios que comentábamos anteriormente, es fundamental encontrarle espacios a otras ocupaciones, ya sea hacer deporte, pasar tiempo con la familia y con los amigos o hacer un pequeño viaje. Toda opción es buena siempre que nuestra mente consiga evadirse.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete