Cómo recuperar el ritmo después de las vacaciones

Volver a clase después de un hermoso verano no es nada sencillo. Sin embargo, hay algunas cosas que puedes hacer para que retomar la rutina no te resulte tan difícil.

Después de unas largas vacaciones no es fácil recuperar el ritmo

Después de unas largas vacaciones no es fácil recuperar el ritmo

Después de haber pasado tardes y tardes tirado bajo una sombrilla en la playa, dándose largos baños de mar y saliendo todas las noches con nuestros amigos hasta después del amanecer, volver a clase puede tornarse difícil. Recuperar el ritmo de estudios luego de un período largo de receso puede llevarnos un tiempo. Por suerte, existen algunas cosas que puedes hacer para que el año académico no se te haga tan duro.

Vuelve de a poco para recuperar el ritmo después de vacaciones

Si no debes exámenes finales y tienes la posibilidad de descansar todo el verano, aprovecha para recuperar energías, salir y disfrutar, pero no esperes hasta el último día para llegar a casa y poner en orden tus libros porque mañana hay clase. Es preferible que el regreso a la rutina se haga de manera gradual. Si vuelves de las vacaciones unos días antes de empezar a cursar, podrás ir acostumbrándote a tus horarios sin necesidad de salir corriendo a la universidad. Tómate varios días para desempolvar tus apuntes y revisa con atención los programas de las materias que cursarás este año. Si puedes ir consiguiendo bibliografía, cuando efectivamente vuelvas a clase sentirás que ya has dado varios pasos.

Toma tu tiempo para descansar

La universidad no debe ser un sinónimo de no dormir. Seguramente te sientes descansado ahora que has aprovechado las vacaciones para recuperar el sueño atrasado. Entonces, procura no acumular tanto cansancio este año que comienza. Acostúmbrate a irte a dormir a una hora fija, como cuando eras un niño y asistías a la escuela. Descansando mejor, sentirás que te concentras con más facilidad y que te rinde el tiempo dedicado al estudio.

Date permisos

Hazte un lugar en tu agenda para las cosas que te gustan. No dejes de salir con tus amigos, al menos los fines de semana. Proponte practicar algún deporte una vez por semana. Si aún los meses que cursas puedes disfrutar de tu vida cotidiana, la próxima vez que vuelvas de vacaciones no te resultará tan duro.

Concéntrate en tu meta

Si estás desmotivado para volver a las aulas, intenta pensar en los motivos que te han llevado a estudiar tu carrera. Concéntrate en todas las cosas que aprendes en la universidad y que te resultan gozosas, además de compartir el día a día con tus compañeros y de hacerte nuevos amigos año tras año. Y piensa que estás cada vez más cerca de lograr tu meta, el título universitario. Si puedes ver el lado positivo de volver a clase, seguramente no tardarás en recobrar tu ritmo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete