Cómo estudiar sin perder el tiempo

Existen ciertos hábitos molestos que suelen ocasionarnos muchas distracciones. Mejor conocerlos y aprender a evitarlos la próxima vez.

Debemos concentrarnos para evitar distracciones en el estudio

Debemos concentrarnos para evitar distracciones en el estudio

A la mayoría de los estudiantes les ha pasado alguna vez. Tenemos que preparar un examen, entregar un trabajo en pocos días, sabemos que no tenemos alternativa a sentarnos frente a los apuntes y… no hacemos más que perder el tiempo. Dejamos escapar los minutos y las horas, siempre diciéndonos que podremos recuperar más adelante el tiempo perdido, hasta que al fin ya llega la fecha tan temida y no nos queda más remedio que robarle horas al sueño. ¿Y tú? ¿Con qué sueles robarle tiempo al estudio?

Si quieres estudiar sin perder el tiempo debes evitar una serie de distracciones.

El teléfono 

Si eres de aquellos que deja correr las horas conversando con sus amigos, su familia o incluso hablando con sus compañeros de estudio sobre lo difícil que es tal o cual texto, es muy posible que la interrupción de tu estudio por el ring-ring del teléfono te resulte fatal para tu concentración. Por ello, si sabes que tiendes a distraerte, no atiendas el teléfono ni el móvil, o mejor aún, desconéctalos. Si estás esperando una llamada importante, limítate a hablar lo estrictamente necesario y no saques conversación. Avisa que estás estudiando y que podrán charlar en otro momento.

Los juegos

¿Eres adicto al Buscaminas, al Solitario, al Sudoku o a cualquiera de los juegos a los cuales te invitan tus contactos del Facebook? Pues entonces, si estás trabajando en el ordenador, desconecta momentáneamente tu conexión a Internet. Si precisas la web para trabajar, bloquea esas páginas donde sabes que caerás en la tentación de entrar a jugar. Nunca digas “echo una partida y después arremeto con el estudio” si sabes que no será una única partida sino más de una hora de pérdida de tiempo.

El café

Si cada diez minutos tienes que levantarte de tu silla e ir a servirte una nueva taza de café a la cocina, o ir a recalentar la taza que dejaste enfriar sobre el escritorio, es probable que te cueste seguir textos largos de desarrollo. Una posible solución es disminuir el consumo de café y limitarlo a tus momentos de descanso entre lecturas. Pero si no puedes dejarlo, prueba consiguiendo un termo, para conservarlo caliente al alcance de la mano sin dejar tus papeles.

Es importante que, a la hora de organizar tu estudio, planifiques momentos de descanso. De nada sirve que te obligues a estudiar diez horas seguidas si sabes que no podrás sostener el ritmo. Mejor es decidir estudiar una hora y descansar diez minutos. De esta manera, no se te hará tan tedioso.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete