Cómo encarar un proyecto de investigación

Al iniciar una investigación académica, es necesario primero trazar un proyecto. Éste debe ser completo, sin llegar a ser muy ambicioso, y además, referirse a un tema que al estudiante le interese particularmente. Después de todo, pasará horas enfrascado en él.

Antes de empezar una investigación, debemos seguir una hoja de ruta paso por paso

Antes de empezar una investigación, debemos seguir una hoja de ruta paso por paso

Cuando, comenzando nuestra carrera académica, tenemos la oportunidad de aplicar para una beca, solicitar una ayudan o comenzar trabajando en un programa de investigación, lo primero que debemos presentar, junto con nuestro currículum académico, es un proyecto. Si bien en un principio todos estamos muy entusiasmados ante la enorme posibilidad que implica una oportunidad semejante, llegado el momento no siempre estamos en condiciones de armar algo adecuado. ¿Cómo hacer?

Elige bien el tema

Una investigación demanda muchos meses –a veces hasta años- de duro trabajo. Implica la recolección de fuentes fidedignas, la profundización en la bibliografía sobre un tema, la elaboración de hipótesis y, por sobre todas las cosas, un gran compromiso por parte del investigador. Así que lo primero a tener en cuenta es elegir un tema que realmente te interese: no importa en esta instancia si piensas que es o no lucrativo, sí interesa que estés dispuesto a dedicarle mucho tiempo.

Arma una buena base de bibliografía

Presentar un proyecto de investigación no puede limitarse a dos o tres párrafos donde esboces lo que te interesaría buscar acerca de cierto tema. Debes también plantear en qué instancia se encuentra tu investigación, dónde se sitúa. Para ello haz de informarte bien sobre lo que otros autores ya vengan haciendo en el campo. Si bien no necesitas leer toda la bibliografía al momento de presentar tu proyecto, sí es bueno que éste incluya una amplia lista de bibliografía a ser tenida en cuenta durante tu investigación. Al armar esta lista, puedes valerte de fuentes tales como catálogos de biblioteca, referencias online y recomendaciones de tus docentes.

Elige a un profesor que haya sido una figura significativa a lo largo de tu carrera, y con mucho respeto, solicita su ayuda para elaborar el proyecto. Es posible que él luego no pueda acompañarte en toda la investigación que emprendas, pero puede orientarte o darte consejos sobre algunas líneas a seguir, o bien recomendarte algún tema en particular.

No intentes, en tu primer trabajo de investigación como estudiante, descubrir que es posible el viaje por el tiempo, demostrar que Cervantes en realidad no escribió el Quijote o encontrar la cura contra la vejez. Limítate a una hipótesis que sea fácilmente falseable, y que puedas resolver a lo largo de unos meses. Nadie está esperando que un joven estudiante sea el próximo Premio Nobel, así que tampoco tú aspires demasiado alto. Podrías caer y darte contra el suelo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete