Cómo adaptarse a un MBA

Quien cursa un MBA suele ser un estudiante especial; es decir, alguien que tal vez no ha ejercido en años este oficio de estudiante. A pesar de tratarse de profesionales que ya han cursado una o varias carreras, “reconvertirse” en estudiante es un proceso difícil que puede poner en juego el éxito de la experiencia.

Diez reglas de oro para adaptarnos bien a un MBA

Diez reglas de oro para adaptarnos bien a un MBA

Diez reglas de oro para adaptarnos bien a un MBA

Business Week, la publicación estadounidense especializada en negocios, propone un modelo clásico de formación ejecutiva, que puede ser tomado como apoyo para afrontar el proceso de adaptación a “volver a ser estudiantes”:

1) Adaptación al nuevo estatus de estudiante: volver a estudiar después de no hacerlo durante varios años puede ser el aspecto más difícil de resolver. Es necesario tomarse un tiempo para organizarse y acomodarse a la nueva situación.

2) No dispersarse entre la oferta de actividades de un MBA: los MBAs, generalmente, ofrecen una variada y abundante oferta de actividades en las que se puede integrar. Pero es importante concentrar las energías en aquello que realmente se podrá realizar, de acuerdo a los tiempos disponibles. No hay que olvidar que se está transitando un periodo de adaptación y el exceso de actividades y compromisos puede llegar a desbordarnos.

3) Evitar seguir a la mayoría: un error muy común es descuidar los propios objetivos por seguir los de la mayoría del grupo. Es importante ser selectivo para evitar confusiones.

4) Aprender a “jugar en equipo”: muchas escuelas de negocios basan su metodología en la presentación de situaciones que deben resolverse en equipo. Si no se ha tenido un entrenamiento previo, esta situación puede ser muy difícil de afrontar. Hay que aprender a negociar, a escuchar y valorar el punto de vista de los otros, pero también a aportar el propio. De estos ensayos pueden surgir en el futuro excelentes oportunidades de negocios.

5) Sentarse en la primera fila: una forma rápida de hacerse notar es a partir del lugar que se ocupa en el aula. Generalmente, los alumnos de la primera fila participan más, y tienen la posibilidad de entablar un contacto más directo con el profesor.

6) Interrelacionarse con los profesores: los estudiantes que más se destacan son los que pueden acceder a una guía directa del profesor. No hay que perder oportunidades para intercambiar ideas y experiencias profesionales.

7) Orientar la carrera desde el principio: hay que buscar la orientación desde el ingreso al MBA, para aclarar intereses y definir mejor las opciones futuras.

8) Tomar un tiempo de descanso: casi como obligación, se debe dedicar tiempo para uno mismo/a, familia y amigos. Descuidar este aspecto puede ser la antesala del estrés.

9) Pedir ayuda: volver a ser estudiantes significa, entre otras cosas, bajar los niveles de omnipotencia. No hay que tener temor de preguntar, porque esto no pone en evidencia la ignorancia, sino el compromiso con el aprendizaje.

10) No ser perfeccionista: el esfuerzo y la dedicación conducen al éxito, pero la excesiva autoexigencia puede llevarnos al fracaso. Los estudiantes más destacados no son los obsesivos, sino aquellos que pueden mantener el compromiso.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete