Cine y educación: Freedom writers

Freedom writers es una historia conmovedora de cómo un docente puede inculcar valiosas lecciones de tolerancia y de amor al prójimo que perduren hasta mucho después de finalizada la escuela media.

Esta película fue estrenada en 2007, con el título en español de “Diarios de la calle” o “Escritores de la libertad” según los distintos países. Se trata de una historia basada en hechos reales, y está protagonizada por la ganadora del Oscar Hillary Swank. Ella interpreta el papel de Erin Gruwell, una profesora de lengua que llega a enseñar a una escuela pública de Los Angeles.

Fotograma película Freedom Writers

Fotograma película Freedom Writers /Imagen:reelingreviews

El abandono estudiantil

Lo primero que nos muestra la cinta es el total abandono al que puede dejarse un grupo de estudiantes. La directora del establecimiento se lo dice claramente a la profesora Gruwell desde el primer día de clases: nada se puede hacer por estos chicos. Incluso le recomienda que no lleve su collar de perlas (cosa que la joven docente se rehúsa a obedecer).

En efecto, al principio la docente siente que la situación la desborda. Ante un grupo de estudiantes contestatarios, sin ningún respeto por la autoridad que ella representa (como le dice Andre, uno de los estudiantes: “¿Por qué debería darte mi respeto? Porque te llamas a ti misma maestra. ¿Cómo sé que no eres una mala persona que simplemente está parada allí?”). Sin embargo, al intentar comprender los profundos problemas de sus estudiantes, Erin consigue que la escuchen: no como docente, sí como ser humano.

Segregación racial e intolerancia

En la película, la escuela funciona como un microcosmos que engloba los problemas de la sociedad norteamericana en su conjunto. La mayoría de los estudiantes pertenecen o simpatizan con alguna pandilla, segregadas según su etnia (están los latinos, los afroamericanos, los asiáticos). Se odian a muerte y no es raro que alguno caiga en un tiroteo.

La docente consigue transmitirles una lección de tolerancia al relacionar su situación con un antecedente histórico que la humanidad no puede permitirse olvidar: el holocausto. Y es mediante las palabras que consigue que cada uno de los jóvenes saque lo mejor de sí y deje atrás la ira y el resentimiento.

El director y guionista de la película fue Richard LaGravenese, quien se basó en un libro que la propia profesora Gruwell escribió junto a sus alumnos, resultado de la experiencia real que esta docente tuvo con su grupo de estudiantes. Apelando a la lectura y a distintas técnicas de abordaje, ella logró no sólo motivar a los adolescentes a que abandonaran prácticas que los ponían en constante riesgo sino que además consiguió que dejaran de lado sus diferencias étnicas y culturales para descubrir todo lo que tenían en común.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete