Cine y educación: Mentes peligrosas

El mundo del cine y de la educación ha estado muy unido a lo largo de la historia. Aunque muchas son las películas que a través de la comedia nos relatan historias sin ningún interés, otras han dejado una gran huella en muchas de las personas que las han visto. Una de las que se encuentran en este segundo grupo es “Mentes peligrosas”.

Captura de educacionuba.wordpress.com

Captura de educacionuba.wordpress.com

Cuando pensamos en los grandes profesores del cine, a muchos nos viene a la cabeza el señor Keating, de “El Club de los Poetas Muertos”. Pero otra gran profesora de ficción es LouAnne Johnson, Michelle Pfieffer, de “Mentes peligrosas”. En ella se cuenta la historia de cómo una antigua marine que quiere olvidar su fracaso matrimonial dando clases en un colegio.

Alumnos conflictivos en Mentes peligrosas

“Mentes peligrosas”, como otras películas, se enmarca dentro de la tipología de profesores que tienen que enfrentarse a unos alumnos difíciles con los que tienen una gran brecha. Tras llegar al colegio, LouAnne se da cuenta de que este es el motivo por el que encontró este trabajo tan fácilmente. Nadie quiere hacerse cargo de estos chicos, jóvenes de baja clase social y problemas personales.

LouAnne decidirá no darse por vencida e intentar conseguir que sus alumnos tengan un futuro. Para ello intenta hacer interesantes las clases a sus desmotivados estudiantes. Ella debe ingeniárselas para conseguir que esta atención. Para ello comienza las lecciones con clases de kárate y utiliza canciones de Bob Dylan, entre otros métodos.

Pero hay una idea a lo largo de la película que sobresale del resto: la elección. Para ella la vida está llena de opciones. Elegir uno u otro camino hará de ellos mejor o peor persona. Además también les convence de que el cerebro es un músculo, y como el resto de músculos, éste debe ejercitarse.

Historia real

Esta película está basada en una historia real. Es la experiencia de la escritora LouAnne Johnson. En su libro “My Posse Don’t Do Homework” (Mi pelotón no hace los deberes), cuenta los hechos que vivió como profesora de alumnos difíciles en un colegio. Para ella, la sociedad no debe abandonar a este tipo de chicos, debe luchar para que ellos puedan tener una vida mejor.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete