‘Buenas noches, y buena suerte’

La libertad de expresión es uno de los bienes más preciados de una democracia. La película ‘Buenas noches, y buena suerte’ hace una verdadera reflexión de este hecho.

Buenas noches y buena suerte

Buenas noches y buena suerte

Buenas noches, y buena suerte’ es una película estadounidense de 2005. Protagonizada y dirigida por George Clooney. Logró ser nominada a seis premios Óscar, a los Globos de Oro y los BAFTA. Un reconocimiento que incluyó a la crítica y al  público.

La defensa de la libertad de expresión en ‘Buenas noches, y buena suerte’

Año 1953, la Guerra Fría azota el mundo y el gobierno estadounidense lleva acabo la caza de brujas. El famoso presentador y periodista de la CBS, Edward R. Murrow (David Strathairn), y su productor, Fred Friendly (George Clooney), están enfrentados con el senador anticomunista Joseph McCarthy. Ambos buscaban defender la libertad de expresión y el periodismo independiente.

Este drama político narra la tensión del mundo del periodismo. La ética de los periodistas frente a la voracidad de los anunciantes. Una película profunda y oscura sobre cómo mantener libre uno de los pilares de la democracia. Todo logrado en una ambientación de espacios cerrados que van creando cada vez mayor tensión.

Aquí puedes escuchar el monólogo final del periodista Edward R. Murrow:

Viejos tiempos en la ética del periodismo

La película crea una atmósfera ideal. Planos cortos y un cuidado blanco y negro en la imagen nos hacen sumergirnos en otro tiempo. Un tiempo en el que fumar era algo habitual en una redacción, una época en la que ya se denunciaba la entrega desmedida a la publicidad.

La televisión y el periodismo en general llevan así más de 50 años, viendo como se perdía la independencia y la rigurosidad. La decadencia continuada y la entrega a los publicistas han sido la tónica de los medios de comunicación. El conocido presentador afirmaba ya que la televisión servía para “despistar, engañar y divertir”.

Sorprende ver cómo la dialéctica consiguió tumbar la persecución del senador McCarthy. Unos hechos reales plasmados en la gran pantalla. En la vida real, la cadena CBS terminó prescindiendo del programa de Murrow.

¿Tú qué piensas? ¿la televisión debería dar lecciones de civismo o limitarse a entretener a los espectadores?

Foto | Fotolia.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete