¿Por qué no veo los resultados de mi estudio? segunda parte

¿Quién no ha tenido problemas a la hora de enfrentar un exámen en su vida como estudiante? sin duda que muy pocos, y ello se debe a innumerables factores, los cuales intentamos enunciar y resolver en el presente artículo de una manera sencilla. Junto con lo anterior, también valdrá la pena ciertos consejos a seguir por lo estudiantes, en razón de que aumenten las proyecciones de sus esfuerzos al estudiar.

Algunas consideraciones más sobre el estudio

Algunas consideraciones más sobre el estudio

No hay que tenerle miedo a las evaluaciones, aquel estudiante que no sepa tomar una evaluación, deberá replantearse la posición en la que se encuentra.

El estudio y las evaluaciones

Cuando nosotros estudiamos o realizamos un determinado apunte, deberemos tener en claro que estamos revisando aquello porque tenemos que aprender esa información para luego emprender otras con mayor grado de dificultad, quien estudia para pasar un test y obtener una buena calificación, entonces está pobremente orientado respecto de lo que hace.

Es indispensable que el estudiante comprenda la manera de estudiar para un examen, y es que existen dos formas de enfrentar una evaluación, la primera de ellas es estudiando los últimos siete días antes del examen, y la segunda, es repasando los últimos siete días. Muchos de los que leen el presente artículo se preguntarán entonces la diferencia de lo que acabamos de decir, y la verdad es que ésta es sustancial.

Cuándo estudiar para un examen

Estudiar los siete días anteriores a un examen no nos entrega ninguna garantía de lo que vaya a ocurrir aquel día, mientras que si repasamos los últimos siete días antes del examen, entendemos que el estudio realizado clase a clase, entrega las herramientas necesarias al estudiante para que el contenido a evaluarse tan sólo sea “repasado” pues el sustrato del mismo ya está adquirido.

Para aquellos que al momento de enfrentarse al apunte sientan que no logran sacar nada en limpio, la solución está en empezar a hacer esquemas en un papel, de esta forma haremos material el aprendizaje de algo que quizás sea solamente intelectual o simplemente abstracto.

Muchas veces los esquemas no salvarán de cuestiones que de manera abstracta son simplemente ininteligibles. En muchos textos se tiende a rellenar con palabras que no son necesarias para el conocimiento específico, pero que ayudan a la hora de entender el contexto, por eso es que una buena recomendación sería esquematizar simplemente los conceptos y cuestiones claves, sacando todo aquello que ocupe espacio a la hora de memorizar.

Una buena costumbre sería comenzar por implementar exámenes prácticos realizados por el mismo estudiante, es decir, que al cabo de unas horas de estudio, de algunos días de estudio y hasta de una semana de estudio, se logre realizar una prueba o evaluación de todos los contenidos vistos, desde lo más general, hasta lo más específico.

Deberemos entender dos cuestiones fundamentales para ser buenos estudiantes, primero que todo, el estudio es imposible realizarlo contra el tiempo, por lo que deberemos disponer de una organización que nos permita subsanar aquellos imprevistos que se suscitan en todas las materias o acápites que no quedaron claras como para ser comprendidas y aprendidas de inmediato. En segundo lugar, el estudio contra el tiempo hace que nuestro sistema nervioso se altere y sea, por ello, mucho más compleja la memorización de conceptos y el aprendizaje de contenidos.

Por otra parte, deberán estar conscientes los estudiantes de que la única manera de mantener afirme el conocimiento adquirido, será mediante un sueño reparador después de cada día de estudio, es decir, no deberemos sacrificar el sueño por unas horas más, pues será inútil.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete