Aquellos profesores recomendables

Existen determinados docentes con los que conviene cursar. Más allá de que no todos los estudiantes estén de acuerdo con su metodología y su práctica, lo cierto es que es mucho lo que se puede aprender con ellos.

Hay profesores a los que vale la pena elegir

Hay profesores a los que vale la pena elegir

Así como existen profesores a los que, por uno u otro motivo es conveniente evitar, también están aquellos docentes a los que es recomendable elegir; más allá de que no todos tus compañeros te hayan dado referencias positivas sobre los mismos. Son profesores recomendables que, por su estilo y su fama, no todos elegirían, pero que sin embargo tienen mucho para dar. Considera que cursando con ellos tienes la oportunidad de vivir una experiencia nueva, que de seguro te será fructífera a lo largo de tu carrera.

El profesor invitado

Si justo este semestre se encuentra de visita en tu universidad un prestigioso profesor de una universidad extranjera, no importa que el seminario que dicte sea o no de tu mayor interés: no dejes de inscribirte con él, ya que si no lo haces, después te arrepentirás. Lo más probable es que por mucho tiempo no tengas otra oportunidad para escucharlo en vivo y en directo. De seguro se te ocurrirán preguntas interesantes para formularle. Eso sí, procura evitar acercarte a su escritorio sólo para pedirle un autógrafo, pues ésta es una actitud muy infantil.

El docente joven

Más allá de que en un principio su falta de experiencia pueda hacerte dudar sobre su idoneidad para dictar las clases, los docentes jóvenes que están comenzando su carrera académica por lo general compensan con su entusiasmo y su interés aquellas cualidades que sólo la práctica puede proporcionar. Seguramente tendrán lagunas, pero estarán ávidos por suplirlas. Y además, en ninguna otra clase encontrarás a un docente tan deseoso de responder tus preguntas y de dar cabida a las inquietudes de sus estudiantes. Y, por si fuera poco, suelen ser comprensivos a la hora de corregir exámenes: no está tan lejana la época en la que ellos mismos eran estudiantes, y saben lo que se siente.

El exigente

Que un profesor espere mucho de sus estudiantes sólo puede significar una cosa: que aprenderás mucho cursando su materia. Atención: no nos referimos a aquel profesor exigente en demasía, que ni por casualidad pone una nota mayor que 6, sino de aquel del cual se dice que enseña bien, que aporta gran cantidad de material y que aspira a transmitir la mayor cantidad de contenido posible durante sus clases. Si te decides a cursar esa materia, asegúrate de hacerlo durante un semestre en el cual tengas suficiente tiempo disponible para el estudio. De lo contrario, la materia pasará de ser un desafío a transformarse en una verdadera carga.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete