Afina tu decisión a la hora de estudiar música

A todos nos gusta la música. Es común que en la adolescencia nos sintamos muy identificados con ciertos estilos, y nos inclinemos por determinadas bandas hasta llegar –en algunos casos- al fanatismo. Pero hay que poner varias cuestiones en la balanza a la hora de decidir estudiar música profesionalmente. Pese a lo que algunos creen, se trata de una carrera ardua y sacrificada.

Real Conservatorio de Madrid

Real Conservatorio de Madrid

Desde el ex niño prodigio que aprendió a tocar Chopin en el piano antes de escribir su nombre, a la adolescente introvertida que se refugiaba horas en su habitación con una pila de discos de Radiohead, pasando por el que tenía su banda de punk rock que enloquecía al vecindario con sus ruidosos ensayos, es común que al finalizar la escuela los jóvenes se planteen la posibilidad de estudiar música. Pero esta opción no es la ideal para todos, y muchos se frustran en el camino. ¿Qué hay que tener en cuenta para encarar esta decisión?

La capacidad propia de estudiar música

Los conservatorios exigen de sus estudiantes una capacidad natural para con la música. Si bien no es necesario tener oído absoluto o poder componer sinfonías en pocos minutos, sí es fundamental tener un oído entrenado y cierto dominio del instrumento en el que se pretende profesionalizarse. Por ello, es fundamental tener en cuenta que la carrera en el conservatorio no es para todos, sino para quienes no solamente tienen deseos, sino también ciertas dotes musicales.

La exigencia que implica la música

Para preparar un examen en un conservatorio, no basta con ensayar todo el fin de semana previo, como si de devorar libros se tratase. La música exige perseverancia: horas y horas día tras día. Ni siquiera es posible descansar los fines de semana y durante los meses de vacaciones sin el riesgo de perder la práctica. Antes de enfrentar una carrera profesional –carreras que, además, suelen durar muchos años- el estudiante debe preguntarse si está listo para la demanda que le conllevará.

Las perspectivas futuras

Los conservatorios forman a sus estudiantes principalmente en música clásica o en géneros mundialmente reconocidos. Si fantaseas con tener tu propia banda de rap callejero o hip hop, posiblemente encuentres que el repertorio te aburre. ¿Puedes imaginarte frente a una orquesta, o cantando lírica? ¿Sueñas con tocar el violín, el arpa o la flauta traversa? Entonces tal vez sí, una casa de altos estudios musicales te resulte provechosa.

¿Qué alternativas tengo?

Aprender un instrumento con un profesor particular es una actividad compatible con otra carrera universitaria que encares, y no te demandará tanto tiempo. Si lo tuyo es la música popular, existen academias donde podrás aprender rock, jazz, tango, blues o cualquier otro estilo, incluso obteniendo un título al finalizar tus estudios, lo que te permitirá algún día enseñar el instrumento. A no desanimarse: si realmente te percatas de que no estás preparado para encarar una carrera profesional en música, tienes otras posibilidades para disfrutarla.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete