Trabajos escritos: la autobiografía

Es un tópico que se suele pedir mucho en la escuela media, o incluso como ingreso para diferentes universidades internacionales. ¿Qué debemos incluir en nuestra autobiografía como trabajo académico?

Hay que saber enfocar una autobiografía (Imagen: es.wikihow.com)

Hay que saber enfocar una autobiografía (Imagen: es.wikihow.com)

Los ensayos autobiográficos son la descripción que un estudiante hace de un evento o una serie de eventos en su vida que o han transformado en la persona que él o ella es en la actualidad. Cuando se trata de ingresantes a una universidad, este tipo de trabajos debería transmitir a los examinadores por qué dicho estudiante es alguien valioso, a quien vale la pena admitir en la institución u otorgarle una beca de estudios. Después de todo, se trata de una inversión que la institución educativa está haciendo en dicho estudiante.

Lo primero que debes pensar al sentarte a escribir este tipo de trabajos es el tema sobre el que versará tu ensayo. Trata de evitar los clichés como viajes escolares o la primera vez que fuiste a votar. Piensa en un tópico que sea único y que te describa como persona. Una persona más fuerte y más sabia después de haberlo vivido.

Hechos verídicos y realistas

¿Es realmente esencial escribir sobre tu propia vida, o puedes inventar una historia llena de detalles que haría las delicias de un productor de cine? Por supuesto, los hechos principales deben ser ciertos. Imagínate frente a los jueces (los docentes, los examinadores o el lector que sea), ellos te están preguntando por lo más importante que has hecho en tu vida y qué te define como persona. Mejor que no sea una mentira.

Tampoco es necesario que escribas acerca de un gran evento como salvar la vida e otra persona o luchar contra una enfermedad Terminal. Puedes escribir sobre qué cosas te llevaron a descubrir tu vocación, o acerca de un pariente tuyo que influyó mucho en tu vida.

Ficciones las justas

Existen algunos pequeños detalles ficticios que puedes añadir a tu autobiografía y que enriquecerán tu trabajo a la vez que capturen la atención del lector. Por ejemplo, si quieres escribir acerca de algo que te ocurrió un mes atrás, puedes modificar un poco las fechas para dar una idea de mayor trascendencia y decir que pasó hace ya varios años. En cuanto a describir a personas, nadie se ofenderá si –escribiendo sobre la influencia que ejerció en ti tu abuelo, largo tiempo atrás fallecido- le cambias el color de los ojos para que sean iguales a los tuyos…

De todas maneras, recuerda estos pequeños detalles en caso de que debas defender el trabajo con un coloquio cara a cara con los examinadores. Más vale que no te atrapen en una contradicción con lo que tú mismo has escrito y que, tratándose de tu propia vida, deberías conocer mejor que nadie.

Leave a Reply

Your email address will not be published.