Técnicas para estudiar en grupo

Formar equipos de estudio es una alternativa muy interesante a la hora de prepararse para los exámenes. Con los compañeros adecuados, puede ser una experiencia productiva y con grandes ventajas. Y hay algunas técnicas que, en particular, pueden servirnos para organizar este tipo de trabajo.

A veces, estudiar en grupo ayuda a resolver dudas
A veces, estudiar en grupo ayuda a resolver dudas

Estudiando en grupo obtenemos más de una perspectiva sobre el tema que se está analizando. Además, los distintos compañeros pueden colaborar explicando contenidos que para ellos hayan resultado más claros que para nosotros. Asimismo, el reunirse a estudiar sirve para reponer la información que se haya dado en clases a las que uno estuvo ausente.

Es preciso escoger los compañeros adecuados, que sean responsables y organizados, y, fundamentalmente, que estén comprometidos con el estudio. También, hay que encontrar un lugar para estudiar que a todos les resulte cómodo y donde haya la menor cantidad posible de distracciones. Una vez reunidos, he aquí algunas técnicas especialmente recomendadas para el trabajo grupal:

Explicar un tema: Realizar la exposición de determinado tema frente a tus compañeros, como si ellos no supieran nada (o tal vez ayudándolos a comprender algo que les haya costado) les sirve tanto a ellos como a ti, pues de esta manera fijas la información. Además, te servirá para cobrar seguridad a la hora de rendir un examen oral. Busquen dividirse las lecturas para que cada uno profundice un tema particular.

Debatir: Algunos del grupo adoptan una posición determinada –la de un cierto autor, por ejemplo- y los demás les discuten desde la perspectiva opuesta. De esta manera, repasarán puntos en común y contradicciones. Vale recurrir a los libros y citar directamente a los autores.

Compartir resúmenes y apuntes de clase: No todos tomamos nota de las mismas cosas durante la clase. Por ello, leer las notas de tus compañeros a la vez que prestar las propias es una manera de que todos tengan una perspectiva más amplia de lo que se dijo. Tal vez algo importante que haya sido pasado por alto por ti fue retomado por alguien del grupo. Incluso –contando con el tiempo suficiente- se puede optar por transcribir los resúmenes y armar un solo archivo de texto con lo que pudo aportar cada uno.

Ping pong de preguntas y respuestas: Uno de ustedes hace el rol del profesor y –apuntes en mano- interroga a los demás sobre distintos puntos del programa, simulando una situación típica de examen. Es conveniente ir alternando entre preguntas puntuales y otras de mayor desarrollo. Todos los compañeros se van turnando para preguntar y responder. Recomendado especialmente para repasar poco antes del examen.

Armar un grupo de estudio puede ser una experiencia amena y fructífera. Se puede ir experimentando diversos métodos hasta que encuentren el que les resulte más cómodo a todos. Y con toda certeza, el éxito en sus técnicas de estudio se verá reflejado en las calificaciones de todos los integrantes del grupo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.