Realizar prácticas universitarias

A todo estudiante, durante el último o los últimos cursos de su etapa universitaria le toca hacer prácticas, es decir, salir fuera de las paredes de la facultad para trabajar en una empresa como un profesional. Muchos esperan que no llegue este momento ya que les da miedo tener que enfrentarse al exterior, y otros, lo ven como una buena oportunidad y un paso relevante antes de acabar la carrera y tener el titulo en las manos.

Realizar prácticas universitarias, una más que buena opción

Realizar prácticas universitarias, una más que buena opción

Primera toma de contacto con la profesión

Además de suponer una obligación, ya que la universidad te exige los créditos, es una manera de conocer más de cerca y poner en práctica lo que hemos estudiado durante los últimos años y a lo que hemos dedicado nuestro tiempo, dinero y esfuerzo. Es la primera toma de contacto de la mayoría de estudiantes y donde debemos ser capaces de llevar a la práctica la teoría que hemos estudiado.
Por todo ello, es importante escoger bien donde realizar las prácticas. Dependiendo de la universidad en cuestión, o del grado que se realice, la universidad te dice donde las tienes que realizar o bien las buscas por tu cuenta, en este caso, se tendrá que enviar el Currículum Vitae a las empresas en las que se esté interesado, mirar ofertas de trabajo en portales de empleo como Linkedin, o en el GOE de la universidad.
Las prácticas son temporales (se procura que sean compatibles con la actividad académica del estudiante), y durante el proceso, un profesor de la universidad y un trabajador de la empresa serán los encargados de evaluar el trabajo del estudiante. Otro plus de realizar prácticas es que se aprenden nuevas competencias, ya que una profesión no solo se aprende en los libros. Además, es experiencia laboral para el CV, muy a tener en cuenta cuando salgamos de la universidad a encontrar empleo. Además, nunca se sabe, si el trabajo realizado por el alumno en prácticas es muy beneficioso, la empresa puede plantearse la contratación del estudiante.
También es una manera de ganar dinero (si se tiene suerte, ya que no todas son remuneradas), e ir ahorrando para el futuro.

Existen dos tipos de prácticas

Por un lado, según el Real Decreto que se publicó este año en el BOE, están las prácticas curriculares, que son actividades académicas integrantes del Plan de Estudios y como máximo se puede obtener 60 créditos con ellas.
Por otro lado, las extracurriculares, que el estudiante las realiza voluntariamente durante su periodo universitario, por lo que no pertenecen al Plan de Estudios, pero sí se pueden contemplar en el Suplemento Europeo al Título.

Foto | Fotolia.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete