Prácticas laborales para alumnos de 15 y 16 años

Algunas comunidades de nuestro país están poniendo en marcha programas para que los jóvenes puedan tener su primer contacto con el trabajo.

Las prácticas laborales suelen estar más vinculadas a niveles más superiores de educación como la Formación Profesional o las Universidades. Pero Madrid y Cantabria han decidido ampliar esta actividad a los alumnos del último curso de la ESO.

Prácticas para jóvenes

Prácticas para jóvenes

Para los estudiantes de 4º de la ESO es la mejor oportunidad para poder decidir sobre su futuro, ya que se encuentran en el momento de decidir hacia donde llevar su camino en lo que a estudios se refiere.

De esta manera, durante algunos días tendrán la oportunidad de ser un trabajador más, lo que además les servirá de experiencia para poder aportar en el currículum. No se trata de una actividad obligatoria, pero según avanzan las ediciones la demanda por parte de los alumnos es mayor.

Esta experiencia es muy útil para el futuro de los estudiantes pues les acercará a las condiciones de cualquier trabajador remunerado, asumirán responsabilidades dentro de la empresa, conocerán los derechos de los trabajadores e incluso tomarán decisiones. Con todos estos ingredientes, les será mucho más fácil descubrir cual es su vocación y decidir sobre su futuro estudiantil más cercano.

El procedimiento a llevar a cabo es muy sencillo, pues las Cámaras de Comercio de cada Comunidad son las encargadas de llevar a cabo el acuerdo con las empresas. Una vez la solicitud sea aceptada por la Consejería de Comunicación, se necesitará la autorización por parte de las familias en el que se permita a sus hijos participar en la actividad.

Beneficios para la empresa

Pero el alumno no es el único al que ayudará este tipo de actividades, pues la empresa receptora de estudiantes también tendrá sus beneficios. En primer lugar, recibirán descuentos fiscales, algo para nada despreciable en el momento de crisis que estamos viviendo.

Pero además, son muchos los beneficios que aportarán los propios estudiantes. Se podrá aprovechar su inquietud, motivación y creatividad. Además, también podrán ser fuente de futuros miembros de la plantilla, evitando los importantes gastos de tiempo y dinero a la hora de buscar personal.

Estos alumnos serán como esponjas a la hora de absorber todo la información necesaria para desempeñar el trabajo. Además, obtener la visión de una persona ajena a la organización será algo muy positivo para todos los empleados.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete