Factores para tener en cuenta al elegir una carrera

La elección de una carrera universitaria puede convertirse en un quebradero de cabeza
La elección de una carrera universitaria puede convertirse en un quebradero de cabeza

Cuando elegimos una carrera para estudiar, los interrogantes florecen por sobre todo. Incluso cuando la decisión fue pensada y ya se nutre de un importante nivel de seguridad. Esta situación es lógica y natural, y la viven la mayoría de las personas que pasan por circunstancias de esas características.

Qué estudiar, dónde y cómo son las tres dudas principales, y las respuestas deben ser halladas únicamente por el protagonista. Y en este caso poco importa si se trata de un joven que está por finalizar sus estudios secundarios, un profesional que pretende perfeccionar sus conocimientos o, bien, alguien que desea cambiar de rumbo. Funciona de la misma manera para cualquiera que se plantee una nueva búsqueda de aprendizajes y espacios de desarrollo profesional.

El difícil momento de decidir

La gran oferta educativa existente hace que los interrogantes anteriormente mencionados no resulten fáciles de responder. A esto se suma que cada vez hay más instituciones que ofrecen diversas carreras, cursos y capacitaciones. Entonces, como las opciones abundan, la premisa es analizar los factores ya nombrados con responsabilidad y seriedad. Por ejemplo, dos puntos importantísimos son los intereses personales y las posibilidades de insertarse en el mercado laboral. Si esas dos cuestiones congenian, muchísimo mejor.

En la búsqueda del éxito

Para muchos jóvenes, el éxito es la posibilidad de conseguir un trabajo acorde a sus gustos e intereses personales que les permita ganar el suficiente dinero como para vivir dignamente. Así es que el conocimiento de las variables que entran en juego a la hora de elegir una carrera toma un papel preponderante. Además, como apoyo y reductor de los niveles de ansiedad, es necesario saber que la vocación es algo dinámico, que se va construyendo a medida de que pasa el tiempo.

La elección no es determinante

Es sumamente importante tener claro este factor. Porque, en definitiva, la decisión forma parte de un proceso de descubrimiento interno, que apunta a preguntarse acerca de uno mismo y alcanza cuestiones profundas como quién se quiere ser, qué se desea hacer, qué lugar se quisiera ocupar en la sociedad e incluso cuál es el sentido de la vida.

Esto desencadena, lógicamente, en la aparición de miedos, sobre todo a equivocarse en la elección. La clave es ser consciente de que se puede cambiar de carrera o bien recibirse y luego iniciar una especialización acorde a los gustos que puedan despertarse durante el proceso de estudio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>